Incorporar amor en la cocina

Hemos visto como en la última década ha aumentado a pasos agigantados la obesidad en los niños, hecho que preocupa mucho a los médicos, nutricionistas y padres de familia pues a pesar de todas las campañas para combatir esta epidemia, los resultados no han sido alentadores. Sin embargo, los esfuerzos se siguen haciendo para tratar de controlar los diferentes factores que inciden en la aparición de la enfermedad y se han visto resultados de estudios recientes que apuntan a que el incorporar de nuevo la comida casera, cocinada en casa y preparada con ingredientes naturales, ayudaría en gran medida a controlar esta epidemia.

Uno de los personajes más populares que ha impulsado esta iniciativa es Jamie Oliver, un chef británico que se ha especializado en enseñar este concepto de comida casera, fácil, sana y sabrosa, preparada de una manera divertida en casi cualquier escenario posible. Personalmente, pienso que este tipo de actividades podría formar parte de programas diseñados para ayudar a las familias a comer mejor, y por ende, a prevenir enfermedades crónicas derivadas del sobrepeso y la obesidad en los mas pequeños.  La experiencia me ha demostrado que cuando incluimos la diversión, el compartir de todos en la familia y la creatividad, los resultados pueden ser asombrosos y hasta pueden surtir efecto terapéutico.

pizza_haciendoEn estas fiestas navideñas tenemos una excelente ocasión para comenzar, pues los niños están saliendo de vacaciones y nosotros los padres también, además se suma la oportunidad perfecta que es preparar las cenas y las comidas típicas de la navidad que usualmente son muy elaboradas y requieren de mucha colaboración y, por supuesto, mucho amor en el proceso.  

El hecho de formar parte del equipo de la cocina va a estimular a nuestros pequeños a probar nuevos platos. También podemos hacer de una actividad muy entretenida ir de compras al supermercado y así podemos aprovechar para exponerlos a una gran cantidad de información que; si sabemos canalizar, será de gran ayuda para que ellos comiencen a leer las etiquetas y a reconocer qué productos son mas sanos y menos engordadores. Si además, acompañamos esto con un libro de recetas llamativo, de colores fuertes y fácil de leer, entonces estaremos educando a todos los miembros de la familia en técnicas de cocina que pueden ser muy útiles para cuando a ellos les toque prepararse sus propios alimentos.

Como otra ventaja adicional, está el hecho de que podremos compartir una nueva experiencia con los niños, aprovechando la oportunidad de comunicarnos con ellos y hablar sin tabúes acerca del tema del sobrepeso como parte del proceso.

Existen dos publicaciones que les recomiendo altamente pues son muy didácticas y livianas para estimular esta actividad: «Paula Deen’s My First Cookbook» y «The second International Cookbook for Kids» por Matthew Locricchio, para los que prefieren los videos están «Personal Trainer: Cooking» donde se podrán encontrar muchas técnicas y mas de 240 platos de diferentes países del mundo.

Una última recomendación es que aumentemos las medidas de seguridad en la cocina para evitar accidentes y, por supuesto, mantener a los pequeños alejados del horno, la estufa y los cuchillos u otros objetos peligrosos… Con todas estas recomendaciones y con el ingrediente principal que es el amor, el único resultado posible es un delicioso plato que además podremos ofrecer con mucho orgullo a familiares y amigos. ¡Buen provecho!

 



Deja tus comentarios aquí: