Inside Out (Intensa-mente): Mucho más que una película infantil

Glenda Travieso es autora del libro Sanar es una elección, conoce tu depresión y aprende cómo superarla, de Ediciones Inspirulina. Para conocer más de su libro, haz clic aquí.

Recientemente fui al cine a ver la película Inside Out (Intensa-Mente para el mercado hispano). Tengo que admitir que sentía gran curiosidad por ver cómo Pixar manejaría a través de esta película infantil, un tema tan complejo como el de las emociones.

¡Magistral! es la palabra que mejor la describe. Y es que Inside Out se ha convertido oficialmente en la película de mayor éxito de Pixar y yo diría que también en la más educativa. El film es mucho más que una simple película infantil (bueno, en realidad las películas de Pixar nunca son simples), pero esta es para toda la familia; es una película sobre el ser humano.

Se desarrolla en la mente de una niña de once años, Riley Anderson, donde cinco emociones (alegría, temor, desagrado, furia y tristeza) guían a la chica en su cotidianidad. Nuestra heroína es una chica alegre y amable que tiene que enfrentar la separación de sus amigos, de su escuela y de todo lo que hasta ahora conoce, cuando su familia decide mudarse de Minnesota a San Francisco. Inside-OutDe una forma lúdica y muy creativa la película narra lo que ocurre en la mente de Riley mientras está experimentando este gran cambio en su vida y cómo estas emociones controlan todas sus reacciones ante cada acontecimiento.

Lo más interesante del film es que todos nos identificamos con ella pues estas emociones llevadas a la pantalla a través de simpáticos y coloridos personajes, conviven dentro de cada uno de nosotros. Algunas veces en armonía, en otras no tanto, pero en definitiva coloreando nuestro temperamento según el tipo de emoción que esté a cargo del panel de control de nuestro cerebro —siguiendo la analogía de la película— configurando nuestra personalidad y la forma en que nos proyectamos en un momento dado al mundo exterior.

Como persona que batalló con la depresión por muchos años, me intrigaba especialmente la relación entre Alegría y Tristeza. Me causó mucha gracia cuando Alegría, asustada por los efectos de Tristeza sobre los recuerdos de Riley, decide alejarla de los controles maestros dibujándole un pequeño círculo en la parte de atrás del cuarto de control y diciéndole que su trabajo era quedarse dentro de él.

Cuántas veces quise hacer lo mismo con mi depresión y cuántos de nosotros seguramente en muchas ocasiones hemos tratado de hacer lo mismo con nuestra tristeza.

Sin embargo, la película nos deja ver una cara diferente de las emociones, especialmente de la tristeza. Esto sucede durante la odisea de Alegría y Tristeza fuera del cuarto de control tratando de hacer que Riley, quien ha decidido escapar para volver a su ciudad natal, regrese a casa con sus padres.

Hasta ese momento Tristeza y Alegría conocían muy poco acerca de las funciones de la otra, y Alegría, como es de esperarse en una niña de once años, era quien lideraba todo lo que acontecía en la mente de Riley. Pero es durante esta divertida odisea que ella comienza a entender el verdadero propósito de Tristeza en la vida de la protagonista. Aprendiendo que una emoción “negativa” no siempre es una cosa horrible que debe ser evitada a toda costa. Al contrario, en muchas circunstancias suele ser necesaria e incluso contribuir a la sobrevivencia del ser humano.

Según algunos psicólogos y psiquiatras la tristeza puede ayudar a las personas a mejorar su atención en los detalles externos, reducir el enjuiciamiento parcial, incrementar la perseverancia y promover la generosidad. Quiere decir esto que la tristeza pareciera tener funciones adaptativas y por lo tanto debería ser aceptada como un componente importante de nuestro repertorio emocional.

Por ejemplo cuando Riley se siente triste, sus padres y amigos le brindan su apoyo ayudándole a sentirse mejor. En la vida real es precisamente este sentimiento lo que nos conecta muchas veces a las familias, a los amigos y nos permite comprender el significado de la empatía.

A medida que va avanzando la película, Tristeza demuestra su valor. Es así como, básicamente, esta le salva la vida a Riley, y Alegría cae en la cuenta de que la niña necesita la tristeza tanto como las otras emociones y que sin esta le sería imposible entender por completo cada una de sus vivencias y expresar todo lo que ella siente. De aquí se desprende también que una misma circunstancia o recuerdo puede despertarnos diferentes emociones dependiendo del contexto desde el cual lo estemos observando; que no somos completamente Alegría o Tristeza, somos ambas y muchos más.

Existe también la representación de los recuerdos. Inside Out (Intensa-Mente) los imagina como esferas codificadas por su color marmoleado, almacenadas de forma masiva en una parte de nuestro cerebro. Vemos cómo estos recuerdos no son fijos; un solo toque de Tristeza a cualquiera de estas esferas puede convertir un recuerdo feliz en uno triste. Esto quiere decir que nuestras memorias no son tan exactas ni precisas como solemos creer. La película hace un excelente trabajo al capturar la idea de que los recuerdos se pueden reenmarcar o reencuadrar.

Si algo he aprendido y que me ha sido vital para no recaer en un estado depresivo, es que ninguna emoción es buena o mala, solo es circunstancial, y que cada una forma parte importante de nuestra existencia humana. Incluso, una emoción como la tristeza o como el temor, si te das el permiso de escucharla atentamente, sin los juicios ni calificativos de tu crítico interior, puede decirte mucho acerca de ti mismo, ayudándote a expandir tu nivel de conciencia y soportar tu desarrollo emocional.

Creer que la vida solo debe estar compuesta de momentos de alegría es en extremo limitante. La vida se trata de subidas y bajadas, es parte de la experiencia de vivir y es precisamente lo que nos enriquece como seres humanos ya que nos permite ganar sabiduría. Vivir la vida sin los retos y las frustraciones que la acompañan puede ser más fácil, pero nunca más saludable.

Inside Out (Intensa-Mente) ha hecho un hermoso trabajo enseñándonos que necesitamos todas nuestras emociones, incluso el desagrado, el temor y la rabia, y que cuánto más ampliemos nuestra perspectiva de las mismas, más resistente seremos para hacer frente a las vueltas y giros inesperados que da la vida.

Si quieres divertirte un ratito y saber un poco más de esta interesante película, puedes ver un adelanto aquí.

Si quieres aprender más sobre la depresión y del trabajo de Glenda Travieso, puedes visitar este enlace para conocer su libro Sanar es una elección, conoce tu depresión y aprende cómo superarla, de Ediciones Inspirulina.



Deja tus comentarios aquí: