INTELIGENCIA EMOCIONAL, ELEMENTO INDISPENSABLE EN TIEMPOS DE CRISIS

Cuando todo va bien, estar contentos, sentirnos motivados y optimistas  es mucho más sencillo que cuando estamos en una situación complicada o desagradable. Sin embargo, es allí en esos momentos difíciles, cuando más útiles y productivos pueden ser esos recursos internos, que a veces olvidamos que tenemos y que nos ayudan no solo a “mantenernos a flote” sino a “surfear las olas” y llegar con éxito a puerto seguro.

Las Emociones son muy importantes porque nos permiten “el ejercicio de la razón”. Cuántas veces no podemos pensar o actuar por un estado emocional que nos lo impide? Inclusive hay estudios que indican que el éxito de las personas se debe en un 23% a sus capacidades intelectuales y un 77% a sus aptitudes emocionales.

Por eso, uno de los recursos claves, que los seres humanos podemos desarrollar es la Inteligencia Emocional. Nombrada así por Peter Salovey y John Mayer y difundido el término gracias a las publicaciones de  Daniel Goleman, la Inteligencia Emocional puede definirse como “la capacidad de conectarse con las emociones” propias y ajenas. Esto nos permite automotivarnos, guiar nuestro comportamiento, entender a otros y relacionarnos mejor.

El psicólogo norteamericano Hendrie Weisinger  dijo que “La Inteligencia emocional es útil en tiempos de bonanza, imprescindible en tiempos de crisis”… y es que si lo pensamos ¿Cómo reconstruir los sueños o generar sueños nuevos en momentos difíciles? ¿Cómo reinventarnos, no rendirnos y manejarnos con otras personas en tiempos de crisis, donde dejamos de atender lo importante por lo urgente? Donde hay otras prioridades?

En Crisis es indispensable Conocer, Comprender, Controlar y Expresar nuestras Emociones de manera asertiva y productiva ¿Cómo?

Primero lo primero, la prioridad debemos ser NOSOTROS. Aquí presento seis (6) acciones para trabajar sobre nuestra Inteligencia Emocional:

  • Ante la situación “x”, observa lo que piensas, lo que sientes, y ponle nombre, identifícalo. Esos pensamientos y emociones son iguales todo el tiempo? O solamente frente a circunstancias específicas?
  • Presta atención a tus reacciones físicas: ¿Qué dice tu cuerpo? ¿Cómo se relacionan esas reacciones frente a tus emociones?
  • Evita JUZGAR lo que sientes, no hay emociones buenas y emociones malas. Toma responsabilidad por esas emociones. Son tuyas, hazte cargo.
  • Pregúntate ¿Qué posibilidades te abre y cuáles te cierra lo que estás sintiendo? Dicho de otra forma, eso que sientes  ¿Qué te permite o que te impide hacer?
  • Piensa si ante esa situación o circunstancia te gustaría reaccionar de manera diferente. Decide cómo quisieras reaccionar la siguiente vez…
  • Practica …al principio se dispararán las reacciones iniciales, más en la medida en que estés más consciente de tus posibilidades, tu repertorio cambiará y la mayor parte de tus respuestas dependerán de ti.

Cuando seas capaz de responder por ti mismo independientemente de lo que pase en tu entorno habrás alcanzado tu AUTONOMIA EMOCIONAL, esa capacidad, para, estando consciente de la situación y de lo complejo de la misma, puedas sentir y actuar por ti mismo, no por lo que te dicte “la crisis”

 

Recuerda que Vivir en Equilibrio es tu Decisión

 

 



Deja tus comentarios aquí: