¿Sabes qué es la inteligencia emocional?

Al encontrarnos con alguien que creemos simpático, buen oyente y con mucho tacto, posiblemente estemos frene a alguien que cuenta con una evidente Inteligencia Emocional. Muchos deben estar familiarizados con el término, pero si es primera vez que lo escucha, me refiero a lo que los psicólogos Peter Salovey y John Mayer, definen como la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados de ánimo propios y ajenos. En muchas personas es algo nato, debe serlo, pues no hay una materia en el colegio llamada “Inteligencia Emocional”. A usted le dicen inteligente si saca altas calificaciones y es bueno con los números. Pero, a decir verdad, eso sólo se refiere a un tipo de inteligencia: La lógica-matemática, considerada en la cultura occidental como la única inteligencia. Sin embargo, es sólo 1 de los 8 tipos descritos por el psicólogo Howard Gardner, ya que también podemos encontrar la inteligencia lingüística, espacial, musical, corporal-cinestésica, naturalista, intrapersonal e interpersonal. Las dos últimas referidas a la inteligencia emocional. Eso quiere decir que una persona “inteligente” no necesariamente rinde en todas las disciplinas académicas y mucho menos en las relaciones personales. Por eso vemos a los llamados nerds con excelentes notas en todas las materias menos educación física. También podemos observar cómo son marginados del grupo social donde los agreden o rechazan.

Inteligencia EmocionalLo que ocurre es que, aunque sean inteligentes en 5 categorías de las 8 existentes, carecen de inteligencia corporal-cinestésica, lo que les impide rendir en los deportes. También presentan deficiencias en el área de la inteligencia emocional, por lo cual les resulta más difícil adaptarse (Sheldon Cooper). Esto puede solucionarse fácilmente con campamentos de verano o convivencia activa. Somos seres sociables y por naturaleza buscamos relacionarnos con nuestros pares. La idea es intentar cultivar una inteligencia integral, al menos balanceada. Venimos equipados con el mismo cerebro y los mismos cuerpos con la misma cantidad de extremidades en la mayoría de los casos. Nuestro potencial es prácticamente infinito y nada distinto al de la persona más exitosa o “inteligente”. Más que aptitud es un asunto de actitud, ganas y disposición. Y vale la pena el esfuerzo.

En mi opinión personal, la inteligencia emocional es la más importante de todas y es por ello que le dedico especial atención. Creo que la gente lo es todo. La gente es quien nos contrata, la que trabaja para nosotros, la que nos ama, la que nos odia, la que nos paga, la que nos cobra, la que nos acepta o rechaza cualquier petición, oferta o propuesta desde la más trivial a la más trascendental. “Caer bien” puede ser algo invaluable en la sociedad. Puede significar apertura de puertas, consolidación de oportunidades y garantía de éxito. Le invito a profundizar en la comprensión y manejo de los sentimientos propios y ajenos para potenciar al máximo esta clase de inteligencia y disfrutar de sus múltiples beneficios.



Deja tus comentarios aquí: