La ansiedad y los niños ¿cómo ayudarlos?

Quizás muchos piensan que los niños viven en un mundo libre de preocupaciones concentrados en sólo jugar, pero esto no siempre es así. Existen factores que pueden originarles desasosiegos que resultan en situaciones de estrés y ansiedad.

Los niños son vulnerables al estrés. Según un informe del Hospital de Niños de Boston (Boston Children’s Hospital) 13 de cada 100 niños sufren algún tipo de trastorno de ansiedad. Vivir una vida equilibrada y reducir el estrés en nuestros hijos es un reto para la mayoría de las familias.

La salud mental es parte fundamental de una vida sana, determina la manera como batallamos con nuestra vida y con los problemas que se nos presentan. Hoy en día es muy común escuchar las palabras “estrés” y “ansiedad” porque vivimos en un mundo acelerado y tiene consecuencias en nuestra salud física y mental. Es importante tomar en cuenta que cualquier cambio, sea positivo o negativo, crea estrés para la mayoría de los niños.

Hace más de 3 meses que nos mudamos a otro país y aunque hemos tratado que el cambio y la rutina de Fabio se mantenga casi pareja, ha sido un poco difícil. Si bien no siempre es fácil reconocer el estrés o la ansiedad en los chicos, los cambios de humor del niño fueron un indicio para indagar qué estaba sucediendo con él. Independientemente de que ya habíamos conversado sobre el cambio de residencia aún se pregunta el porqué de dicho cambio.

A pesar de que la adaptación al nuevo colegio y su rendimiento escolar han sido óptimos no puedo ocultar que el niño ha tenido un alti-bajo emocional. Es  primordial ofrecerle a nuestros hijos las herramientas que necesitan para mantener el equilibrio emocional.

Es normal que los niños se asusten con lo nuevo por lo que empezamos a aplicar ciertas técnicas en casa las cuales nos han ayudado muchísimo. Tratamos que nuestro hijo participe en la creación de su propia vida saludable y tranquila, enseñándole a mantener una actitud positiva y sacar de la mente sus preocupaciones a través del uso de afirmaciones, visualizaciones, prácticas de respiración controlada, etc.

Todo niño aprende del ejemplo de sus padres, por eso es importante controlar los sentimientos. No debemos subestimar sus sentimientos, en su pequeño mundo sus problemas también tienen importancia. Hay que apoyarlos, animarlos a compartir sus preocupaciones, escucharlos. Nuestros hijos necesitan saber que cuentan con la ayuda de sus padres.

Definitivamente una mudanza sugiere muchos retos para la familia, pero también hay muchas cosas buenas que ocurren como consecuencia de este tipo de cambios, como por ejemplo nos ha unido más, nos ha hecho más fuertes y con mejor perspectiva ante la vida. También he aprendido lecciones de Fabio al pasar por una experiencia tan delicada como esta.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a lidiar con la ansiedad y el estrés?

  • Conservar la calma, sonreír siempre y charlar.
  • Emplear técnicas de distracción:  jugar, escuchar música.
  • El buen comer y las horas de sueño son un factor importante.
  • La actividad física regular es beneficiosa para mejorar el estado de ánimo e incrementar la autoestima.
  • No sobrecargarlo de actividades. La saturación de tareas, obligaciones y actividades le puede crear más ansiedad y estrés.
  • El uso de remedios naturales para combatir la ansiedad, como tomar té de toronjil, lavanda y manzanilla.

 

 



Deja tus comentarios aquí: