La apuesta está en la familia

Este es el titulo de mi tema favorito del nuevo libro de la Sociedad Venezolana de Psicología Positiva editado por Alfa, La felicidad duradera, estudios sobre el bienestar en la Psicología Positiva, compilado por María Elena Garassini y Celia Camili, tal como el primero Psicología Positiva, estudios en Venezuela.

Recordando lo mencionado en otros artículos y el podcast en Inspirulina Sicología Positiva (*), la psicología positiva es conocida como la ciencia del bienestar, pues estudia por medio de métodos científicos desarrollados para la comprensión del comportamiento humano todos aquellos elementos que potencian al individuo y que constituyen una «buena vida».

Los cinco elementos que deben considerarse para la construcción del bienestar son: el cultivo de las emociones positivas, el desarrollo de la fluidez o experiencia óptima, el desarrollo de relaciones interpersonales saludables con apego seguro, la búsqueda de significado en la vida colocando las fortalezas personales al servicio de otros o una causa trascendente, y la realización de logros que nos permiten sentir control y orgullo producto de nuestro esfuerzo.

felicidad-duradera1El libro La Felicidad duradera fue concebido en 4 áreas o temas. El primero habla de las fortalezas de los venezolanos, especialmente interesante es el capítulo sobre el autocontrol.

El segundo, como escribo en el título de este artículo, es: «La apuesta está en la familia», imposible conseguir una descripción mejor para agrupar los tres capítulos incluidos allí. En el primer capítulo se describe la alta capacidad de resilencia de los niños venezolanos, sometidos a situaciones de maltrato y miseria así como los factores de rescate que deben ser potenciados.

El segundo capítulo es muy hermoso y de alta sensibilidad se refiere a la importancia de los abuelos para los niños y de los niños para los abuelos como fuente de bienestar mutuo.

Y el tercer capítulo es excelente, fue escrito por la Dra. Emma Mejía y trata sobre la posibilidad de reconstruirse y generar aprendizajes colectivos en las familias reconstituidas (nuevas relaciones luego de divorcios, viudez o separaciones) a través de un planteamiento optimista para el desarrollo del bienestar en las familias del siglo XXI, este capítulo es IMPERDIBLE.

Hay especial riqueza en el tema sobre la sociedad como oportunidad para trascender, en él se describen las sobre fortalezas en líderes estudiantiles, el flujo de vida y la experiencia óptima. El fluir en el trabajo. Y un capítulo muy importante sobre la ciudadanía.

Cómo promover el bienestar es el cuarto tema y en él nos habla de las prácticas de Mindfulness (Atención Plena) para el bienestar y sobre la virtud de la humanidad y el amor como camino para lograrlo.

Pienso que la Dra. Margarita Tarragona, notable investigadora en la Universidad Iberoamericana en Ciudad de México y miembro de la Mesa Directiva de la Asociación Internacional de Psicología positiva es muy acertada el prólogo del libro cuando escribe: «Nunca he ido a Venezuela, pero al leer sobre ese país me enteré de que, además de su gran diversidad geográfica, es uno de los lugares con más biodiversidad del planeta. El clima de Venezuela es tal que ha permitido que una gran variedad de especies de plantas y animales provenientes de otros lugares hayan encontrado un hábitat apropiado para su desarrollo. Me pareció una buena metáfora pues he visto como la psicología positiva que venia de otros sitios, ha encontrado un habitar tan apropiado que en poco tiempo ha florecido maravillosamente».

(*) Sicología con S lo escribe la academia de la lengua, yo como uno de los psicólogos apegados al significado de la raíz griega de la palabra nos negamos a reconocerla sin la P. La letra griega ? pronunciada «psi» deriva en psique que quiere decir mariposa, y mariposa es el símbolo del alma por lo tanto Psicología: el estudio del alma, mientras que sicología es el estudio de los higos.



Deja tus comentarios aquí: