La arepa: de viaje por el mundo

Siempre que viajamos a otros lugares parte de la experiencia es probar nuevos sabores que representan la identidad del país, ciudad o pueblo que se visita. A través de la comida podemos entender características de una sociedad, por eso para mí es un punto fundamental en mis viajes. Hay olores y sabores que llenan las memorias del viajero, cuando los probamos en distintos lugares nos pueden recordar una ciudad o un momento de nuestra vida. En mi caso cuando viajo me gusta probar la comida típica del lugar, pero aunque suene gracioso llega un momento que necesito un pedacito de mi país, y allí es cuando entra en juego mi protagonista de hoy. La arepa, que adorna la mesa de miles de venezolanos a diario en Venezuela y el mundo.

Hoy en día nuestros venezolanos han llevado la arepa desde Australia hasta Nueva York, y lo mejor de todo es que ya no solo la disfrutamos los venezolanos, ya podemos ver personas de otras nacionalidades hablando de lo deliciosa que es nuestra arepa. Hace dos años más o menos estaba buscando qué hacer un fin de semana y encontré en una revista de la ciudad donde vivo un nuevo carrito de comida del que todos estaban hablando. El nombre del carrito es HOLAAREPA. Decidí ir a conocerlo pensando que sus dueños eran venezolanos. Cuando llegué a comerme mi rica arepa me encontré con la gran sorpresa que los dueños de esta arepera ambulante eran una pareja de jóvenes norteamericanos: Birk Grudem y Christina Nguyen. Me generó curiosidad y les pregunté que si habían estado en Venezuela. Me contaron que no, que  ellos habían comido arepas en Nueva York, se habían enamorado de su sabor y decidieron aprender a hacerlas. Ya tienen dos años desde que comenzaron y son todo un éxito, hacen arepas tan ricas como las prepararía cualquier venezolano, y las colas para comprar cada día son mas largas. Experimentan bastante con los guisos haciéndolas más exóticas. Cada año espero que llegue la primavera para disfrutarlas hasta el final del verano.

shutterstock_42099922La arepa es parte de nuestra identidad, y es por eso que la hemos llevado fuera de nuestras fronteras. Nada nos genera más orgullo frente a una visita que una buena arepa, ya sea una sencilla rellena con queso o una más elaborada, rellena con un delicioso guiso. Cada vez que viajo trato de buscar si en la ciudad puedo encontrar arepas. Es una manera de comer algo rico y adicionalmente de ponerme en contacto con mi origen. En esta búsqueda he encontrado lugares maravillosos y con la atención de la que todos quisiéramos gozar en nuestro propio país.

Les dejo aquí algunas de las areperas que he visitado y les puedo recomendar:

Hay muchas cosas como venezolanos de las que podemos estar orgullosos, y una de ellas es la arepa. Hasta la próxima.



Deja tus comentarios aquí: