La asertividad: descubre una habilidad fundamental para tu vida

Antes de que leas el artículo quiero invitarte a ver un breve video introductorio.

Imagina que estás ante un semáforo en rojo…

 ¿Cómo te sientes?

Una señal de “stop” cuando andamos por la calle o circulamos con el coche, por lo general, no nos genera mayor implicación emocional. Observamos un semáforo y damos por sentado que puede estar en verde o en rojo y en función de lo éste que nos indique seguiremos avanzando o nos detendremos.

Pero, ¿qué pasa cuando la señal de “stop” nos la da una persona ya sea amigo, familiar,…?

A simple vista, podría resultar tan sencillo como sucede con las señales de tráfico, pero… en la práctica como sabrás, muchas veces no es así y se generan complicaciones que se extienden a nivel psicoemocional y relacional.

¿Cómo sueles responder ante una negativa?

  1. De manera pasiva: sintiéndonos víctimas, decepcionándonos, llorando.
  2. De manera agresiva: levantando la voz, atacando física o verbalmente a la persona que nos marca el límite.
  3. De manera pasivo-agresiva: intentando atacar al otro de manera pasiva, por ejemplo: negarle el saludo o la palabra, hacerle el vacío.
  4. De manera asertiva. Ésta es la respuesta más sana y adecuada, (nos detendremos en este punto más abajo).

¿Y cuándo eres tú quien necesita decir que no, cómo lo afrontas?

Ante los límites que ponemos o nos imponen, entran en juego a nivel psíquico diferentes factores:

  • la capacidad de respeto hacia uno mismo,
  • la capacidad de respeto hacia el prójimo y
  • la capacidad para aceptar límites.

Para comprender mejor este tema es imprescindible que veamos el concepto de asertividad.

“La asertividad es capacidad de comunicar a los demás cómo nos sentimos, qué pensamos o qué nos gustaría hacer, poniendo nuestros propios límites de una manera honesta, tranquila y partiendo del respeto hacia los propios derechos y los de los demás.”

 Para lograr asertividad es necesaria una sana autoestima y habilidades de comunicación que te permitan:

  • respetar tu propio deseo y opinión, asumiendo que ésta puede no gustar a otras personas;
  • sentirte capaz de establecer límites para cuidar tu bienestar psicoemocional
  • lograr decir que no sin ofender y sin sentirte culpable;
  • aceptar y asumir que las demás personas tienen derecho a hacer lo mismo y respetarlo.

Recordar la siguiente cita y tenerla presente te ayudará a comunicarte con asertividad:

“La libertad de uno termina donde empieza la de los demás”.

Te animo a que comentes esta entrada, ¿te ha gustado? ¿qué te ha parecido?. Cuéntanos lo que te apetezca, éste es tu espacio.

Muchas gracias.

Un saludo,

 

RadioSi deseas escuchar a la autora hablando sobre este tema en inspirulina radio haz clic aquí.

 

 

 

 



Deja tus comentarios aquí: