La autoconfianza

La autoconfianza es una cualidad que comienza a desarrollarse en la infancia.Apenas nos damos cuenta que somos una persona independiente, comenzamos a formarnos una idea de quiénes somos.

Esta imagen de nuestro “yo” estará determinada por lo que los demás piensen de nosotros.La falta de confianza también puede surgir sobreprotección.Cuando este patrón se repite a lo largo del tiempo, la persona crece con una imagen muy negativa de sí mismo por lo que no tendrá suficiente confianza en sus capacidades como para asumir retos o sentirse cómodo consigo mismo.

Por supuesto, las causas de la falta de confianza no siempre radican en la niñez. A veces esta surge a partir de experiencias de vida asumidas como fracasos. Cuando alguien piensa en términos de “todo o nada” y comprende los errores como algo negativo, una serie de fracasos puede terminar minando su autoestima y confianza.

¿Cómo desarrollar la autoconfianza?
1. Sé paciente. Es probable que hayas estado muchos años dudando de tus capacidades por lo que no puedes esperar que de un día al otro, como por arte de magia, te conviertas en una persona segura de sí. Aprender a creer en uno mismo es un proceso que lleva tiempo y que está marcado por altibajos, por momentos de dudas y retrocesos. La clave está en ser paciente y no desistir.

2. Aprende a amarte. El amor, en el sentido más amplio del término, hace maravillas. Cuando te aceptas por lo que eres y te amas por ello, la vida puede dar un vuelco radical porque aumentará automáticamente la confianza en tus capacidades y te sentirás con fuerza para enfrentar nuevos retos. Para aprender a amarte es importante que no te compares, que comprendas que cada persona es única y que precisamente en esas diferencias radica la grandiosidad de cada cual.

3. No dejes que te etiqueten. Las personas tienen la tendencia a etiquetar a los demás y a menudo te dejan entrever sus opiniones negativas y limitantes. No dejes que los otros te digan que no puedes hacerlo y que te detengan una vez que has tomado una decisión. Recuerda que no hay nada peor que llegar al final del camino y preguntarse qué habría pasado si te hubieras atrevido.

Piensa en presente. Para creer en uno mismo es importante aprender a pensar en el aquí y ahora. No dejes que tu pasado y los fracasos anteriores te limiten. Así como no debes dejar que el miedo al futuro te inmovilice.

Piensa que ahora mismo estás construyendo tu vida. Que no hayas logrado algo no significa que no lo lograrás, si te esfuerzas.

Ve paso a paso. A menudo, pensar en grandes objetivos y en todo el camino que se perfile por delante, asusta. Para comenzar a creer en ti mismo, debes ir poco a poco, de manera que cada paso te acerque a tu meta pero sin dar saltos que te puedan agobiar demasiado. Plantéate metas realistas y cuando las hayas logrado, felicítate por ello.



Deja tus comentarios aquí: