La autoestima y la comunicación

En los pasados artículos hemos cubierto los aspectos básicos e importantes de la autoestima. Hoy les voy a hablar acerca de cómo la autoestima se refleja en una de las más importantes áreas de nuestra existencia: la comunicación.

En los inicios de la civilización humana existieron diversas maneras de comunicarse: los gestos, las miradas y los movimientos del cuerpo. Cuando estas no lograban el objetivo, entonces se llegaba a una acción, que por lo general (95 %) era una acción brutal, violenta y muchas veces mortal.

Después, comenzaron los gemidos y sonidos vocales que insinuaban las intenciones; hasta que por fin, entre los gestos, gemidos y sonidos, se fue definiendo lo que hoy en día conocemos como “lenguaje articulado”. De las lenguas más antiguas podemos nombrar el sumerio, egipcio, griego, latín, hebreo, persa, chino, sánscrito, entre otras.

¿Qué es el lenguaje?

Todo aquello que sea emanado por el sonido de las cuerdas vocales, modulado por la lengua y pronunciado por los labios es lenguaje. También existe el lenguaje corporal, el cual expresa lo que pensamos y sentimos, a través de nuestros gestos y ademanes.

La comunicación se divide en dos partes, la primera son los pensamientos, emociones y deseos llevados a ese sonido que llamamos voz, que cuando va seguido de la acción, se convierte en la parte que transmite. La segunda parte es la comprensión y entendimiento de la persona que está escuchando o que interpreta lo que está diciendo la primera o parte transmisora.

Quiero aclarar el concepto de oír y escuchar. Oír es recibir el sonido de la voz con los oídos; escuchar es entender lo que oímos con la comprensión de nuestro sentido racional y emocional.

El tema de la comunicación se ha convertido hoy en día en el factor más importante de estudio y atención de la psicología moderna, y es el área de nuestras vidas a la que más importancia se le ha dado en los aspectos laboral, personal, familiar y espiritual.

¿Por qué es difícil comunicar a otras personas nuestras ideas o conceptos de algo o alguien?

Lo primero que nos respondemos es que todos pensamos diferente y que cada cabeza es un mundo. Es aquí donde la autoestima juega un papel fundamental. Yo considero que el ser humano tiene que observarse y descubrir que el orgullo, la vanidad, el qué dirán, la avaricia, la competencia y todo lo relacionado con el ego, lo conducen al abismo de la ignorancia y la oscuridad.

La verdadera comprensión y comunicación humana se basa en el respeto al derecho ajeno, a la libertad de expresión y al amor hacia sí mismo, entre cada uno de nosotros y a lo que nos rodea. Si reconocemos la divinidad que vive dentro de ese ego (el conductor y su vehículo), que todo está adentro de nosotros, que somos divinidad hecha hombres y mujeres, entonces la autoestima verdadera florece. El amor no conoce diferencias, límites, barreras, fronteras, razas, colores, idiomas, pensamientos, emociones, deseos, palabras, solo las acciones, así como el sol sale todos los días para todos, las plantas nacen y crecen, los niños crecen espontáneos, nuestros animales son fieles a nuestro cariño y la naturaleza entera está a nuestro servicio. Eso es amor, eso es comunicación, por que no somos diferentes, existe un solo mundo y es en el que vivimos, todos lloramos, reímos, sufrimos, gozamos, padecemos, necesitamos, añoramos, soñamos, es igual para todos.

Tú que estás leyendo este artículo puedes hacer mucho por mejorar tu mundo que es el mundo de todos, descubre la fuerza de amor que eres (el conductor) y déjala salir a través de la personalidad que se te dio cuando fuiste creado (el vehículo).

La tienes para llevar la luz y el amor que hay en ti en todo momento, donde quiera que estés y con quien quiera que estés, pues eso te será recompensado como jamás pudiste imaginar.

Hasta la próxima…



Deja tus comentarios aquí: