La bicicleta y tu Guía Interior

Manejar bicicleta es un deporte maravilloso que puedes hacer para ejercitarte o simplemente para pasear y tener un rato agradable, lo puedes hacer sólo o acompañado, con tu familia o amigos…

Independientemente de cómo decidas hacerlo, hay una cantidad de sensaciones que se pueden experimentar al montar bici, sensaciones que son buenas para la salud y que pueden pasar desapercibidas; a continuación voy a listar algunas:

  • Si estás de paseo con la familia, te permite tener conversaciones agradables.
  • La posibilidad de ver todo a tu alrededor con más detalle…
  • Conectar con la naturaleza y escuchar sus sonidos.
  • Estar totalmente inmerso en el momento presente.
  • Dejar los problemas de lado…
  • Observar hermosos paisajes, el verde vibrante de los árboles, maravillarnos con la majestuosidad de la naturaleza en su esplendor o inclusive apreciar la selva de cemento cuando solo tenemos la alternativa de manejar bici en la ciudad.
  • Escuchar el sonido del viento y como te susurra al oído.
  • El ejercicio relaja y ayuda a alejar los pensamientos negativos.
  • Te permite dormir mejor.

Recomendación

Si vas pedaleando y de pronto tu mente insiste en recordarte ese problema que tienes o ese “algo” que te preocupa y que no deja de atormentarte… a medida que avanzas, repite lo siguiente varias veces y respira profundo:

Aquí y ahora….

Respira profundo

Aquí y ahora….

Respira profundo

Aquí y ahora….

Respira profundo

Luego observa lo que tienes a tu alrededor, a las personas que te acompañan, esa maravillosa mezcla de cemento y naturaleza… y comienza a dar gracias (ejercicio de gratitud) por… todo lo que tienes, y lista lo que se te pase por la mente:

  • Primero que nada AGRADECE porque estás vivo…
  • Agradece porque tienes… esto y aquello…
  • Deja de lamentar lo que te falta

Confía en que los problemas siempre se resuelven y que no vale la pena desperdiciar el momento presente preocupándonos por cosas que quizás ni siquiera vayan a suceder.

Es importante dejar de montarnos en escenarios futuros de que sucederá si… y más bien tomar la decisión de entregárselo a Dios, y recordar que cuando confiamos fluimos…

Y si aún, luego de hacer este ejercicio sigues tenso… respira hondo, cuenta y respira 1..2..3…4 …hasta que vuelvas a tu centro y recuerdes que TODO PASA…

Sé bueno contigo mismo, sé consciente de los pensamientos que tienes y recuerda que puedes seleccionar lo que piensas.

Tienes la capacidad de decidir y no pensar en aquello que te está haciendo daño…cambiar ese estado mental empieza por la actitud de querer deshacernos de pensamientos tóxicos.

¡Feliz Paseo en Bici!



Deja tus comentarios aquí: