La búsqueda de la felicidad

La búsqueda de la felicidad

Voy a ser feliz cuando me vaya de este país, cuando consiga un mejor empleo, cuando tenga una pareja, cuando pierda peso… , cada que que hacemos afirmaciones de este tipo condicionamos la felicidad a sucesos externos, y nada más falso que esto.

La felicidad es paz y la paz no es un evento futuro, es un estado presente de plenitud, de estar cómodo con quien eres y donde estás, y para lograrlo nada mejor que la gratitud.

Agradecer te conecta con el presente, te lleva a concentrarte en lo que tienes más que en lo que no tienes, por muy insignificante que sea, desde una moneda hasta millones de dólares, pero, lo más importante, la gratitud te conecta con más eventos por agradecer, cuando valoras reconoces y bendices la presencia de eso que valoras en tu vida y, esta es la más potente medicina para curar el mal de la queja, la rabia, la pesadumbre.

Cuando agradeces no envidias sino bendices la existencia de los milagros en la vida de otros y así generas un imán para atraerlos a la tuya, cuando envidias te cargas negativamente y te minimizas alejando la posibilidad que ese milagro que ves en otros pueda existir para ti.

La vida es tan breve que el solo hecho de estar aquí y ahora es motivo para hacer una fiesta de acción de gracias.

¿Los demás? tienen sus historias, sus procesos, su vida, ¿sentir rabia? no, ¿para qué? aléjate de quien no te hace bien y acércate a los que si.

Atrévete a vivir, a hacer lo que tu corazón te dice que hagas ¿qué puede pasar? que lo disfrutes plenamente y, de no ser así tendrás un aprendizaje…¿lo peor?, no hacer por miedo, eso si es morir en vida y te llevará a lamentarte con esa pregunta ¿qué hubiera pasado si?

La vida es un ratito, haz del tuyo el mejor posible.



Deja tus comentarios aquí: