La ciclovía sí paga

La Ciclovía, el programa creado en Bogotá hace más de 30 años, es una de las estrategias de salud pública más recomendables para promocionar la actividad física en países desarrollados y en vía de desarrollo.

Así lo evidenció una reciente investigación, publicada en el Journal of Urban Health, realizada por un grupo de estudio de la Universidad de los Andes y el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta. Luego de hacer un análisis económico de las ciclovías de Bogotá, Medellín, Guadalajara y San Francisco, los investigadores descubrieron que por cada peso que un gobierno local invierte en un programa de ciclovía, hay un retorno de tres pesos en beneficios para la salud pública.

Esto quiere decir que los beneficios de la ciclovía bogotana superan los costos que implica el programa, tanto para el Distrito como para los usuarios. Por ejemplo, como señala Felipe Montes, investigador de la Universidad de los Andes, una persona que realiza actividad física en la ciclovía por más de 150 minutos a la semana, invierte tan solo $200, mientras que su ahorro podría superar los $140.000 en el sistema de salud, ya que se reduce el riesgo de contraer enfermedades crónicas como diabetes, cáncer de seno o cáncer de colon.

Luego de realizar este estudio, los autores pretenden que en aquellas ciudades que ya existen programas de ciclovía, sus directores empiecen a evaluar su impacto y “aquellas que no los tienen puedan tener evidencias para que presenten a los gobiernos locales la propuesta de un proyecto de este tipo y demuestren que sí funciona”, resalta Felipe Montes. Asimismo, Montes, junto a sus colegas Olga Sarmiento, Roberto Zarama y Michael Pratt, esperan que este estudio demuestre los beneficios de aumentar el número de kilómetros de la ciclovía bogotana, la cual se vio reducida cuando comenzaron las obras de la fase III de Transmilenio por la calle 26.

 

Fuente: Elespectador.com



Deja tus comentarios aquí: