La clave de la organización

La clave de la organización

Muchas veces nos quejamos de que nos falta tiempo para cumplir con todos los compromisos que tenemos, y entre tantas carreras y maromas, es usual que se nos escape alguna de las tareas, o debamos postergarla. ¿Has pensado que quizás no necesitas días con más horas sino un poco de organización?

Enumerar tus pendientes, establecer prioridades, no asumir más responsabilidades de las que podemos cumplir… Es una larga lista de pequeñas cosas que puedes comenzar a implementar, pero aquí te dejamos estas que nos parecen fundamentales para darle un giro a tus días.

  1. Planea tu día la noche anterior: Va a ser súper útil tomar unos minutos y pensar en todo lo que debes hacer. Cuando el día comience, no perderás tiempo haciendo tu inventario de tareas y comenzarás de una vez a trabajar en ellas.
  2. Ten una sola lista de cosas por hacer: Puedes comprar una agenda, descargar una aplicación en tu teléfono celular, o usar el método que prefieras. La idea es tener todo guardado y anotado en un solo lugar, para que no se pase nada.
  3. 30 minutos para el correo electrónico: Define un momento del día en el que utilizarás este tiempo para leer, contestar y organizar tus novedades en la bandeja de entrada. Dependiendo de tu volumen de trabajo, y dependencia del email, podrías hacer dos rondas. Esto te permitirá enfocarte en esta tarea y lo harás de una manera más eficiente.
  4. No más montañas de papel: Que tu escritorio no se convierta en una jungla de recibos, memos, presentaciones, apuntes y un largo etcétera. Organízalos por tema y archívalos, deja a la mano los que realmente necesites. Además, hay muchos especialistas que han afirmado que un sitio de trabajo desordenado significa una mente también desordenada.
  5. Establece rutinas: Esto le dará una estructura a tu día, en la que podrás distribuir mejor tus tareas. Aunque no solo pienses en trabajo: recuerda incluir momentos para ti. Desconéctate por unos minutos para relajarte y volver con mayor energía y cargado de nuevas ideas; tomarte un té, leer un poco del libro que tienes pendiente, incluso tomar una ducha.
  6. 10 minutos para revisar el día: No todo está en nuestras manos y es posible que se nos haya quedado algo sin hacer, o simplemente haya amenaza de algún montón de ropa formándose en el sofá, o platos en el fregadero. Las personas organizadas suelen darse este tiempo para hacer un balance, reajustar su lista y estar preparados para el siguiente día.
  7. Pon tu ropa sucia directo a la cesta: Aunque parece una cosa sencilla, muchas veces dejamos prendas por todos lados. Sin embargo, te ahorrará tiempo a la hora de poner a lavar y tu casa, o tu cuarto lucirán mejor. En el fondo, es parte de crear rutinas que te permitan vivir más cómodo.
  8. No dejes platos sucios: En el mismo orden del tip anterior: cumplir las pequeñas tareas siempre suman para organizarnos y sentirnos mejor. Una pila de trastos sucios deslucirá tu cocina, te desanimará, te dará más trabajo.
  9. ¡Hora de comer!: Que cada comida del día tenga su espacio en la agenda. No hay nada  más engorroso que comer en el escritorio mientras haces un montón de cosas, o corriendo sin poder disfrutarlo. Además, procura evitar las comidas rápidas; ya se ha hablado lo suficiente sobre el impacto en la salud de no tener una buena alimentación. Aprovecha este momento para darte un gusto y despejar tu mente.


Deja tus comentarios aquí: