La computadora que lee tu mente

La computadora que lee tu mente

No es ciencia ficción: piensas en mover la mano y una computadora sabe lo que estás pensando. Acto seguido la mano se mueve. ¿Lo más increíble? Es una mano robótica. Bienvenido al mundo de la electrocorticografía (ECoG), una tecnología que ha logrado colocar electrodos directamente en el cerebro para detectar sus señales e interpretarlas. Es lo más cercano a leer la mente. Y funciona.

En uso desde la década del 50, en los últimos años la ECoG ha permitido que pacientes con cuadros severos de epilepsia puedan mover “manos virtuales” en las pantallas de un computador. Con mucha precisión estos electrodos detectan el pensamiento y lo transforman en acciones específicas. Gracias a los nuevos software y técnicas quirúrgicas, los científicos piensan que no falta mucho para que pacientes con daños en la espina dorsal o la enfermedad de Lou Gehrig puedan activar manos robóticas. Estamos hablando de mayor independencia y calidad de vida para ellos.

El cerebro es un órgano fascinante cuyos misterios son comprendidos cada día mejor por la ciencia. El Museo Estadounidense de Historia Natural ha preparado una exhibición para mostrar todos los caminos y disciplinas que se han abierto en las últimas décadas. Una de las áreas donde se han logrado mayores avances ha sido entender cómo el cerebro procesa la información y luego la comunica. Así hemos comprendido, por ejemplo, lo que ocurre en nuestro cerebro cuando decimos una palabra en voz alta o cuando sencillamente la pensamos. En el primer caso el cerebro activa un proceso para mover los músculos vocales y decirla, y además, activa el sistema auditivo para escucharla. Pero si solamente pensamos la palabra y no la decimos, nuestro cerebro únicamente activa la parte auditiva. En dos platos, el cerebro “escucha” ese pensamiento, o más claro, es cierto que podemos escuchar nuestra voz interior.

Otro descubrimiento es que muchos de estos procesos están localizados en áreas específicas. Por ejemplo, una región conocida como Broca se encarga de leer una palabra, decirla y escucharla. Ahora imagina que se colocan unos electrodos en esa área y una computadora sea capaz de decodificar todos esos impulsos. ¿Imaginas lo que significaría para pacientes que estando conscientes no pueden activar su cuerpo o comunicarse?

Estas posibilidades tecnológicas de leer la mente han interesado incluso a los sectores militares: sería una manera de obtener información que una persona no está dispuesta a revelar, pero la piensa.

Ahora dejemos el terreno de la ciencia y entremos al de nuestra cotidianidad (aunque no olvidemos que nuestro día a día se apoya en esa ciencia cotidiana) ¿Qué pasa cuando piensas una y otra vez el mismo pensamiento negativo? No hay que tener un PhD para saberlo: estás escuchándolo. Y podemos decir que te afecta físicamente porque el cerebro está siendo impactado por esa señal que lo debilita.

Todavía no hemos leído nada acerca de una computadora que cambie la carga de tus pensamientos. Por ahora eso lo trabajan los terapeutas y maestros de meditación. Pero seguramente la electrocorticografía ayudará a entender mejor el funcionamiento del cerebro, al punto de que alguien saldrá a decir que con unos electrodos te cambiará los pensamientos para que vivas mejor. Ya en el pasado se experimentó con el electroshock, y ahora, el reto es más profundo: llegar a lo más profundo del cerebro y lograr que una inteligencia artificial se comunique con la inteligencia humana.

Piensas algo y la computadora lo entiende. Piensas en una acción y ocurre. La tecnología busca llegar a lo más profundo del cerebro para comunicar la inteligencia artificial con la humana.



Deja tus comentarios aquí: