La comunicación nos demanda precaución

Muchas veces la razón de cometer imprudencias al comunicarnos proviene de no escucharnos antes de hablar.

Una práctica que nos puede resultar muy ventajosa para ser buenos comunicadores es colocarnos en el lugar de nuestros interlocutores, imaginarnos qué pueden sentir al escuchar lo que nosotros diremos. Al hacer esto, una pregunta importante es para qué queremos transmitir esa información, ¿cuál es nuestro objetivo?

Seguidamente, cuando decidimos que sí queremos comunicar lo que tenemos en mente, porque cumple con un objetivo que perseguimos, una pregunta interesante es: ¿cuál es la mejor manera de decir lo que queremos decir?

Nuestras palabras pueden crear mucha ilusión, también pueden ser destructivas, pueden destapar ollas de presión y las personas que las dicen pueden quemarse. Las palabras son como semillas de las cuales pueden brotar bellas plantas o malezas.

Cuando tenemos dudas de decir las cosas de determinada manera, un buen ejercicio es escribir lo que se piensa decir, esto nos permitirá contemplar desde otro punto de vista lo que diremos, sobre todo si dejamos reposar ese escrito por un tiempo y luego lo releemos. Tomemos en cuenta que nada de lo dicho se puede recoger.

Esto nos hace pensar en la importancia de responsabilizarnos por lo que expresamos. En este aspecto vale la pena pensar en lo que es la responsabilidad en los países de habla hispana, concepto que se relaciona incluso con nuestra forma de hablar. Recuerdo que una profesora de francés me comentó que le parecía curioso que en español dijéramos: “se me olvidó” (lo cual te exenta de la responsabilidad del hecho). En cambio, en francés se dice: j’oubliais: “yo olvidé”, expresión que te coloca como protagonista y responsable del suceso.

Para cerrar, quisiera hacer un llamado a la importancia de la verdad, ya que a mi parecer la franqueza y la sinceridad son soluciones naturales para los problemas de la vida.

Como sostuve en esta entrega, sí me parece importante que seamos cuidadosos al comunicarnos, pero espero que esto no nos lleve a enmascarar lo que en realidad necesitamos expresar, lo que siempre podemos hacer de una forma tal que nos permita mejorar nuestros vínculos.



Deja tus comentarios aquí: