La cordura en la locura

Muchas veces la rutina del día a día nos consume y no nos damos cuenta que la vida pasa y no disfrutamos los detalles que nos hacen felices. ¿Vale la pena entregarse al trabajo y saltarse la parte de vivir? Reír, hacer tonterías y un sinfín de cosas que no hemos hecho en mucho tiempo.



Deja tus comentarios aquí: