La Felicidad es la clave del Éxito

Durante los seminarios que doy sobre el éxito o de liderazgo, en ocasiones le hago a la audiencia la siguiente pregunta: ¿conoces a alguna persona exitosa que no sea o haya sido positiva? Pues les digo que lo primero que sucede es que se genera un silencio absoluto (pues las personas se ponen a pensar); y lo segundo, es que hasta ahora nunca he recibido una respuesta a mi planteamiento.

Si bien es correcto asumir que ninguno puede conocer todas las historias de éxito a lo largo de la historia, también es correcto anticiparse a decir que casi ninguna persona puede ser verdaderamente exitosa a menos que se hayan propuesto – en algún momento de sus vidas – el ser feliz desde todo punto de vista: personal, profesional y espiritual. Al final de la vida vemos a aquellos que decidieron ser felices y positivos y ellos hacen la diferencia en nuestras vidas, en nuestra tranquilidad y también en nuestra felicidad.

Para mí la felicidad es una filosofía de vida, una actitud, ¡una manera de ser!

Una persona positiva ve las cosas de una manera diferente, piensa de manera creativa y proactiva, busca soluciones en vez de problemas y obtiene mejores resultados. No dudo que personas negativas también obtengan resultados, pues los obtienen; el tema es lo que ocurre en el camino que transitamos para lograrlo. Vemos a la gente a nuestro alrededor y vemos que hay personas que van siempre con optimismo y sé que no es fácil en un mundo tan complejo como el que tenemos. Pero esos son los que nos iluminan y motivan todos los días, los que tienen una sonrisa para los demás, un buen gesto o un buen comentario.

La felicidad ha sido definida como ese estado emocional que uno siente cuando hemos alcanzado ese algo, como por ejemplo una meta deseada. Y si la felicidad nos ayuda a pensar en positivo y ser un optimista, por escogencia, ¿cómo se ve cada uno de ustedes de cara al futuro? Me atrevo a decir que para algunos es una sensación muy diferente.

Un libro muy famoso sobre el tema, El Poder de Pensar en Positivo, escrito por Norman Vincent Pale, nos habla de que al ser optimistas podemos decidir lo que queremos, escoger nuestras decisiones y tomar control de nuestras vidas. Y allí radica la diferencia en la actitud, el compromiso y la responsabilidad. Estas características, en conjunto, nos definen como un ente que se ve positivo, se percibe optimista y que hace de esa felicidad algo ya cotidiano, parte natural de nuestras vidas.

Los invito siempre a pensar en positivo, a impulsar a quienes nos rodean y a ser siempre – y a pesar de las circunstancias, muy optimista.



Deja tus comentarios aquí: