La gran y épica mitología lésbica

Pues efectivamente ahora toca el turno a mis queridas lesbianas, quienes en twitter (@alejilloTol) me habían estado pidiendo que hiciera una lista de los mitos que rodean a su lésbico mundo y estilo de vida.

Yo la verdad es que debo confesar que no estoy muy versado en esto de los temas lésbicos y más cuando se trata de escribir sobe ellos, sin embargo, tengo algunas amigas que me han enseñado un poco de su fantástico mundo lésbico, así que ya le voy agarrando la onda a esto muy a gusto.

Y bueno pues antes de continuar, como siempre, debo hacer una advertencia: si usted es Papisa, sacerdotisa, cristiana recalcitrante, católica fanática, predicadora obsesiva o simplemente tiene mente cerrada…no se apure chula, pásele por aquí que leer esto le normará el criterio y será menos ignorante. Gracias.

Mito 1: Todas las lesbianas, pero todas son más hombres que Andrés García, Joan Sebastían y Sergio Goyri juntos. A ver gente no. La verdad es que al ser homosexual (hombre o mujer) si hay una predisposición a desarrollar una masculinidad o feminidad ligeramente acentuada. Sin embargo la lesbiandad no determina el grado de feminidad de una chica, eso más bien lo regula su forma particular de ser pero eso no significa que las chicas lesbianas dejen de ser femeninas para volverse unas bestias llenas de testosterona. No confundir transexualidad con lesbianismo. Gracias.

Mito 2: Las chicas se vuelven lesbianas porque no ha llegado un macho que las haga sentir mujeres. Al más puro negra style les digo: Say whaaaat? A ver, para empezar ninguna lesbiana escoge como accesorio del día ser lesbiana. Tampoco es porque están tan decepcionadas de los hombres que han tomado la opción de buscar en los brazos de una mujer lo que un caballero no puede dar. La verdad es que algo es cierto, las lesbianas usualmente están mejor reafirmadas en su sexualidad que incluso muchos hombres “homosexuales” y “heterosexuales”

Mito 3: Las lesbianas no quieren tener hijos, por eso son lesbianas. La maternidad o paternidad de una persona no tiene nada que ver con sus preferencias sexuales. De hecho es un deseo humano que nace independientemente de si se prefieren penes o vaginas. Actualmente son las parejas lésbicas las que tienen mayor facilidad para tener hijos, ya sea de manera natural  –  con un hombre, en alguna oscura etapa buga jajaja – o por inseminación. Así que gente, no; las lesbianas si gustan de tener hijos, incluso a veces más que los homosexuales.

Mito 4: Las lesbianas odian a los hombres porque no pueden ser como ellos. De hecho y para sorpresa de muchos, son algunos homosexuales quienes pecan de misoginia incluso llegando a envidiar a las mujeres por diversas razones. Así que creo que no nos odian, al contrario suelen llevarse muy bien con los caballeros –ojo, dije caballeros, no depravados con fantasías sexuales alocadas-.

Mito 5: Las lesbianas no disfrutan tanto del sexo como dos hombres o una pareja heterosexual. Pues… yo veo a Ellen DeGeneres muy contenta cada noche en su show, habría que preguntarle a ella y su mujer si es verdad. Así como los gays no necesitamos de una vagina para sentir placer, ellas no necesitan de un pene real para pasarla bien. La vagina es de hecho tan sensible como el ano y el glande juntos, así que bastan solo unos roces para desatar el éxtasis celestial.

Mito 6: Es solo una etapa, nomás deja que me la tire y vas a ver como la vuelvo mujercita. No, gente, verdad de Dios que no. Una mujer lesbiana puede tener o haber tenido relaciones con hombres y no por eso ha dejado de ser lesbiana. Del mismo modo en que un gay no se vuelve hetero acostándose con una mujer, ellas tampoco lo hacen solo por haberse acostado con un hombre; es más, ni les excita y solo pudo haber sido por mero compromiso y presión social.

Y bueno, después de esta clase exprés en donde hemos derribado algunos mitos lésbicos, puedo decir que sea homosexualidad masculina o femenina, es y punto. No se cambia, no se canjea, no nada; solo se siente y tan tan. Y la verdad mis queridas guapetonas, hijas de Safo y habitantes de Lesbos, es que la lista puede continuar, así que abajito coméntenle sabroso y pónganme qué otros mitos existen y así también me culturizo en estos temas.

¡Ah! Y no olviden seguirme en twittaaaa, muuuuuuak.

 



Deja tus comentarios aquí: