La gratitud: una bendición para la salud

Anteriormente he escrito artículos donde menciono los efectos beneficiosos que las emociones positivas (amor, apreciación, compasión, gratitud) tienen sobre la salud. Me satisface mucho cada vez que puedo respaldar mis artículos con evidencia científica porque puedo conectar ciencia y espiritualidad para brindar una perspectiva más amplia sobre el tema que estoy proponiendo.

En esta oportunidad le toca el turno a la gratitud.

La gratitud no es más que una expresión de amor. Es una de las mejores actitudes a las que podemos aspirar, no solo porque nos permite atraer lo positivo a nuestras vidas, sino por los beneficios que tiene sobre la salud. Dicho en otras palabras, la gratitud es un ejemplo asombroso de cuan fuerte es el lazo entre la mente, el cuerpo y las emociones.

El Dr. Robert A. Emmons, profesor de Psicología de la Universidad de California, ha acumulado suficiente evidencia científica para demostrar los beneficios que proporciona la gratitud. Emmons ha encontrado que “ser agradecido” contribuye a que seamos más saludables, hábiles y energéticos. Según el resultado de sus investigaciones las personas que practican la gratitud diariamente (por ejemplo, llevando un diario de gratitud) reportaron mayores estados de alerta, entusiasmo, determinación, atención y energía, que aquellas que no la practican).

Más evidencia nos ofrece la Dra. Christiane Northrup, rostro popular de los medios estadounidenses, cofundadora de Women to Women, una clínica holística que tiene en cuenta la relación cuerpo, mente y energía, además de autora de varios libros; cuyas investigaciones concluyen que, cuando encontramos algo por lo que ser agradecido, por muy pequeño que esto sea, y mantenemos el sentimiento de gratitud de 15 a 20 segundos, ocurren en nuestro cuerpo muchos cambios fisiológicos sutiles y beneficiosos:

  • Descenso de los niveles de la hormona del estrés (cortisol) lo que produce cambios beneficiosos en nuestro organismo, incluyendo el fortalecimiento del sistema inmunológico.
  • Las arterias coronarias se relajan lo que permite un mejor flujo sanguíneo.
  • El ritmo cardiaco se armoniza produciendo efectos positivos sobre el carácter y otros órganos del cuerpo.
  • La respiración se vuelve más profunda incrementando la cantidad de oxigeno en los tejidos.

Cultivar la gratitud como muchas otras actividades requiere de voluntad y disciplina. Con la práctica continua podremos obtener los beneficios físicos y emocionales que nos promete.

Es cierto que en el mundo de hoy existen razones psicológicas válidas que dificultan la gratitud. Basta con prestar atención a lo que dicen constantemente los medios de comunicación, quienes nos alertan a diario de los posibles peligros a los que nos enfrentamos. Sin embargo, no debemos desalentarnos e intentemos mantener el foco en lo que verdaderamente puede hacer la diferencia en nuestras vidas.

Les recomiendo que hagan una lista de sus bendiciones. Presten atención, especialmente, a las personas que encuentran durante el día, cajeros de supermercado, compañeros de trabajo, el cartero, etc.

Hace unos días hice un viaje para el que tuve que tomar un vuelo muy temprano en la mañana. El taxista que iba a recogerme se preocupó, porque al llegar a la casa vio que no había ninguna luz encendida y pensó que me había quedado dormida. Cuando abrí la puerta y me vio salir, fue corriendo a ayudarme con la maleta y me dijo: “Gracias a Dios que no te quedaste dormida, estaba muy preocupado que fueras a perder tu vuelo”.

Nunca había visto a ese señor en mi vida, su cara era de un alivio total y la conversación que mantuvimos por el camino fue extremadamente amena e interesante, además.

Cuando finalmente estaba sentada en el avión lo primero que hice fue decir mentalmente “Gracias Dios por el taxista, ha sido una bendición en este dia”. Y de allí en adelante no pude dejar de agradecer porque todas las personas y las situaciones de ese dia resultaron una bendición de una forma u otra.

Ser agradecido puede literalmente cambiar tu vida. Mientras más agradecido estés por las cosas y por las personas que están en tu vida más cosas y situaciones buenas atraerás.

Expresar gratitud a las personas que han hecho algo por ti, incluso por lo mas mínimo, también enriquece tu vida y estimula a la persona que recibe el agradecimiento.

En mi libro La Aventura Espiritual escribí: “La gratitud tiene el poder de convertir las dificultades en oportunidades, los problemas en solución y las pérdidas en ganancias”. Tres razones más para practicarla.

A Inspirulina gracias por ser un excelente medio informativo. Y a ustedes gracias por leer y compartir mis artículos.



Deja tus comentarios aquí: