La homeopatía al rescate en la depresión

La depresión hunde el espíritu en la tristeza, físicamente hunde el pecho, encoge los hombros e impide la respiración de ahí que quienes la padecen respiren forzadamente  a través de suspiros frecuentes.

La depresión puede ser solo una  experiencia pasajera o una condición muy perturbante que incluso puede llevar al suicidio, es por ello que hay estados de depresión que ameritan consultar a un especialista. Aunque en algunos estudios publicados por ejemplo en el Journal of the American Medical Association han cuestionado el uso de tratamientos farmacológicos haciendo referencia a la polifarmacia o uso de múltiples medicamentos de forma concurrida llevando a peores resultados.

Los homeópatas como observadores de la salud entienden que los síntomas de las enfermedades representan las defensas del cuerpo y su esfuerzo por adaptarse y responder contra una infección, cambio ambiental o estrés de algún tipo. Estas defensas son parte de nuestro esfuerzo evolutivo de supervivencia, parte de nuestro conocimiento innato del cuerpo conocido como “el poder de sanación de la naturaleza”.

El uso de medicamentos convencionales para suprimir un síntoma, puede funcionar temporalmente. Síntomas tan diversos como la fiebre, tos, supuración nasal o incluso la hipertensión son reconocidos como adaptaciones y defensas del cuerpo.

El doctor Charles Menninger mencionó lo siguiente: “la homeopatia es totalmente capaz de satisfacer las demandas terapéuticas de nuestros días, mejor que cualquier otro sistema o medicina”.

Así mismo numerosos estudios han demostrado los beneficios del uso de la homeopatia en el tratamiento de estado de depresión leve y moderada, de igual manera los médicos homeópatas piensan que es mejor la prescripción de tratamientos homeopáticos individualizados para cada paciente ya que así se obtienen resultados sustentados, siendo más efectivo y seguro según un estudio de la Universidad de Oxford.

¿Por qué funciona la homeopatía con la depresión?

Los medicamentos homeopáticos no se prescriben pensando en el diagnóstico, sino en la forma única en que el paciente experimenta la enfermedad, es decir se basa en los síntomas físicos y psicológicos, lo que permite llegar a resultados significantes y sustanciales.

Aunque existen muchas personas escépticas en cuanto a la medicina homeopática y que pueden tomar este artículo como una broma, hoy en día existen diferentes artículos, revistas, libros e incluso numerosos estudios de importantes universidades a nivel mundial que avalan de forma casi indiscutible los beneficios de usar medicinas homeopáticas en el tratamiento de diferentes enfermedades de manera muy significante.

Este post forma parte de los contenidos patrocinados de Inspirulina.



Deja tus comentarios aquí: