La imaginación guiada en la curación

Continuaremos insistiendo en las técnicas de visualización o imaginación guiada como una forma de activar el sistema inmune y/o como apoyo complementario a los tratamientos convencionales en el caso de enfermedades. Para ello no referiremos a la historia de Rosa una paciente diagnosticada hacía 15 años con un cáncer primario de páncreas, con extensas metástasis diseminadas en el hígado, huesos, cavidad abdominal y pulmón. Había recibido múltiples tratamientos de quimioterapia, radioterapia y cirugía a lo largo de su proceso de enfermedad. Para ese momento había sido desahuciada por su médico, con quien había establecido excelentes relaciones  afectivas y médico-paciente durante su enfermedad.

Rosa nos contacta, principalmente para que la ayudáramos en su tránsito final, aunque no lo manifestaba explícitamente. Aceptamos el reto y decidimos enfocarnos en dos aspectos: el análisis de sus sueños y su compromiso personal para hacer los ejercicios de imaginación guiada diariamente. Así mismo, accedió a que evaluáramos periódicamente su sistema inmune, particularmente sus células naturales asesinas que tienen actividad anti-tumoral.

Mujer de espaldas viendo hacia el cieloRosa estaba particularmente afectada por la recién aparición de una metástasis pulmonar, así que al inicio nos concentramos especialmente en ella. Además analizábamos sus sueños, y por su relación con la imaginación guiada voy a referirme a uno de ellos. Rosa soñó una noche que una manada de unicornios blancos, majestuosos y con gran vitalidad corrían airosos por un campo verde muy extenso. Al preguntarle en estado de relajación con que relacionaba esos unicornios, sin vacilación contestó que eran sus glóbulos blancos, particularmente sus células naturales asesinas. De mútuo acuerdo decidimos utilizar esos unicornios para atacar todos los tumores en su imaginación, y muy especialmente el de su pulmón. Al cabo de 15 días, al decirle a Rosa,  que llevara sus unicornios a su metástasis pulmonar, observé que vacilaba. Al preguntarle si estaba teniendo alguna dificultad con el proceso de visualización, me contestó con una sonrisa en el rostro: mis unicornios me acaban de informar que ya no tengo células tumorales en el pulmón.

Esta historia ocurrió hace 12 años, cuando todavía nos asombrábamos de que con “la visualización o la imaginación guiada se pudiera entrar en la conversación interna del organismo, e intervenir  conscientemente en sus interacciones bioquímicas” tal y como lo señala en su definición la Dra. Candade Pert, neurocientífica y candidata a Premio Nóbel de Medicina.

Al día siguiente Rosa se hizo una radiografía de pulmón, confirmando lo que ya sus unicornios le habían informado. Posteriormente de esta misma manera pudo destruir varios tumores de su cavidad abdominal, lo cual fue confirmado por su médico oncólogo. Todo esto correlacionaba con un número significativamente alto de células naturales asesinas en su sangre (entre 30 y 40% cuando lo normal es entre 5 y 7%). Rosa vivió 4 años  con una excelente calidad de vida, a pesar de que su expectativa de vida para el momento que comenzó su trabajo de visualizaciones era de apenas tres meses, lo cual le permitió ver crecer a sus hijos un tiempo más y dejarlos ya como jóvenes adultos.

Los invitamos a apropiarse de esta herramienta que todas las investigaciones recientes demuestran que correlaciona con el mejoramiento de la salud y como complemento importante en los procesos de curación. 

 



Deja tus comentarios aquí: