La importancia de dar el ejemplo

“A donde vayas haz lo que vieres” esto es un dicho popular de origen español. Es un consejo para que a las personas les resulte fácil la adaptación en un lugar. Encaja observar cómo actúan los que allí viven y tratar de hacer lo acorde. De ahí podemos analizar lo importante de dar el ejemplo y de la relación tan estrecha que existe entre lo que queremos y lo que hacemos para obtenerlo.

Vivir en una ciudad convulsionada, hacinada de carros, motos, autobuses, personas, etc. sin duda hace que todo se vuelva un viacrucis, sobre todo la interacción diaria si no se cumplen las normas y reglas de una sociedad que permiten la sana interrelación entre usuarios y prestador de servicio, y peor aún si no hay quien de el ejemplo.

A nadie le gusta discutir este tipo de temas, siempre habrá un sin fin de excusas para justificar lo injustificable: “aquí siempre todo ha sido así” “esto no va a cambiar”, por lo tanto, pensando de esta manera simplemente no hay cabida para la ciudad que deseamos puesto que nadie está dispuesto a poner de su parte, a dar el ejemplo.

Insisto en esto, los cambios por más pequeños que sean empiezan por nosotros mismos, porque nos convertimos en canales de mensajes que permiten que otros despierten y quieran sumarse al cambio.

Empecé el texto con “A donde vayas haz lo que vieres” porque actualmente en nuestros países hay una gran mezcla de habitantes provenientes de cualquier parte del interior del país o del mundo en busca de mejores condiciones de vida que las que obtienen en sus respectivos sitios de origen. También vale la pena mencionar a aquellos que se están insertando en la sociedad provenientes de sectores de la ciudad menos favorecidos, por lo tanto cuando llegan al lugar donde desean empezar. Lo primero que hacen es observar a la población que habita en ella, sus costumbres, sus actitudes, para ellos ADAPTARSE y COPIAR el comportamiento, ahí es donde quería llegar con todo esto, ¿cómo soy capaz de exigir algo que no doy? Como he escrito en otros post toda sana relación es dar y recibir, si yo no doy buen ejemplo no tengo derecho a exigirlo.

La ciudad que queremos es directamente proporcional a lo que hacemos para tenerla, basta de excusarnos y de echarle la culpa al otro, ¡da el ejemplo!

Sé ejemplo del ciudadano que quieres encontrarte, sin darte cuenta te irás convirtiendo en efecto multiplicador, empezaran a copiar tu actitud, y si bien es cierto que las cosas no cambiaran de la noche a la mañana, ten la plena seguridad que en tu día a día sí notaras el cambio, ¡atrévete! Desentona dando el ejemplo de cómo deben ser las cosas.

“Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera”.  Albert Einstein

Imágenes colaboracion de @maithesofia the Origami challenge



Deja tus comentarios aquí: