La importancia de la perspectiva

En varios países estamos cumpliendo el ciclo ciudadano de elección de nuestros gobernantes. Llegó el momento en el cual nos expresamos masivamente y ahora viene la espera y toma de acción de los planes que nos habíamos trazado.

Cuando ha sido intensa la preparación pareciera que ya llegamos a la meta, pero no es así, ahora es cuando comenzamos a transitar la vía más importante, la que nos lleve a la comunicación, eso lo deberíamos haber aprendido de los deportistas que participaron en las olimpiadas. Viendo las realidades de los conflictos mundiales nos damos cuenta que muchos son el resultado de procesos de transición política mal manejados, sin embargo a pesar de las diferencias entre las partes esto no tiene porque ser fuente de conflictos futuros que impidan el logro de los objetivos.

¿Por donde empezamos?, natural y humano en las competencias es pensar en vencedores y vencidos sin embargo a pesar del legítimo orgullo de un vencedor es el momento de tomar perspectiva y comenzar por la base de la comunicación: la respuesta es el amor y el perdón. Como explica muy bien la lic. Pura Zavarce de la UNIMET y de la Sociedad Venezolana de Psicología Positiva, quien es terapeuta de pareja y familia, e investigadora en fortalezas de carácter, apego y bienestar, el amor y las relaciones saludables tienen fuerte base en la aceptación y el perdón.

perspectiva

Para reconstruir una sociedad es necesario conocer las características del amor saludable e identificar las creencias, sentimientos y conductas que lo expresan. Este proceso de reconstruir relaciones luego de una competencia no se decreta, cada ciudadano debe dirigir una mirada honesta y valiente hacia sí mismo, esto es una experiencia profundamente liberadora, un gran aprendizaje que permitirá desarrollar las relaciones con nosotros mismos y con las otras personas.

Como explica el Dr. Philip H. Friedman en su libro: La Solución Perdón: la RX de todo el cuerpo para encontrar la verdadera felicidad, amor abundante y paz interior, (Conari Press, diciembre de 2009), a veces las relaciones más difíciles ofrecen las mayores oportunidades de curación. Es posible que los desafíos del pasado se transformen en mejores relaciones y sobre todo hacen más fuertes, más sabios y mejores personas, al cambiar su perspectiva.

¿Por dónde comenzar? recuerdo a mi profesor de Neurofisiología, unos 32 años atrás, quien nos repetía: «El cerebro está encima del corazón y el frontal encima del tálamo», es decir debemos reconocer nuestras emociones pero nuestro razonamiento nos permitirá gerenciarnos a nosotros mismos al reconocerlas y seleccionar el modo de comportamiento ciudadano, justo y democrático que en el fondo es lo que todos buscamos.

 



Deja tus comentarios aquí: