La importancia de la realimentación ¿Cómo pedir feedback?

Uno de las responsabilidades más importantes que todo ser humano debe asumir es la de su superación personal, intentar esto sin considerar la mayor cantidad de elementos que componen su entorno sería un ejercicio incompleto. Por tal motivo es tan importante pedir y saber recibir realimentación o feedback.

Cuando de realimentación se trata hay dos de personajes a considerar, el primero es quien sin pedirle su opinión igual se la dará cuando usted menos lo espere o necesite, es una persona agresiva que disfruta acumulando críticas destructivas hacia cualquier elemento presente en su contexto, el segundo personaje es menos tóxico y se trata de esa persona pasiva con buenas intenciones, pero indispuesto a dar su opinión por temor a generar conflictos, ser mal interpretado o simplemente para evitar cualquier tipo de conflicto.

En América Latina y el Caribe, debido a nuestra cultura de intolerancia al fracaso, es poco frecuente encontrar una persona asertiva que valore el proceso de dar-recibir realimentación. La tendencia es tomar cualquier crítica de manera personal y extremadamente subjetiva, asumiendo una posición defensiva y de poca apertura a la identificación de oportunidades de mejora.

Para darle mayor valor al feedback hay que entenderlo como una condición para el desarrollo humano, el reto siempre será identificar en cada proceso lo que verdaderamente le pertenece a cada quien y renunciar a cualquier elemento que no guarde relación directa con sus oportunidades de crecimiento.

A continuación, comparto con usted cinco aspectos a considerar a la hora de pedir realimentación o feedback:

1. Exprese claramente que usted necesita un feedback basado en hechos concretos: el propósito es disminuir a su máxima expresión la subjetividad propia de toda conversación entre dos personas, es fundamental que cualquier devolución esté basada en hechos reales y medibles porque no podrá mejorar algo que no puede calificar o cuantificar.

2. Pida sinceridad y agradezca de principio a fin: no es tarea fácil dar realimentación y si alguien lo hace es algo que debe agradecerse aunque se aborden aspectos que sean molestos para usted, agradezca tanto los puntos positivos como los negativos y cuando usted no esté de acuerdo con algo pida ejemplos concretos que puedan ilustrar la opinión de quien está dándole feedback, en ningún momento reste valor a la opinión de su interlocutor.

3. Haga que la brújula le oriente hacia el futuro: en lugar de concentrarse en las razones por la cuáles no logró sus objetivos en el pasado, algo que debe hacer pero sin invertir en esto más tiempo del mínimo necesario, dedíquese a generar nuevos caminos de acceso hacia el éxito y ocúpese de no repetir esquemas previos que no le dieron resultados favorables.

4. Profundice sin temor a la crítica: no se conforme con la opinión de quien le está dando feedback, luego de haber escuchado activamente la devolución haga todas las preguntas que considere necesarias para aclarar cualquier duda o desacuerdo. Si no entiende algún comentario, por favor no lo rechace, indague sin tono inquisidor porque esto puede ser interpretado como agresividad por su interlocutor.

5. No interrumpa a su interlocutor y demuestre interés: escuche activamente, mantenga contacto visual con quien le está dando feedback y haga uso de su comunicación no-verbal para hacerle saber al interlocutor que usted le está prestando atención, en alguno casos es recomendable tomar nota, denotando esto interés, agradecimiento y valoración del proceso.



Deja tus comentarios aquí: