La importancia de reconocer, aceptar y perdonar

La importancia de reconocer, aceptar y perdonar

“Llevar la cabeza en alto cansa. La felicidad la encuentra quien se inclina”. Bert Hellinger

Es común escuchar acerca de la importancia de reconocer, aceptar y perdonar, ahora bien, es necesario tener cuidado con lo que entendemos por estos términos, porque, por ejemplo, “pedir perdón”, puede malinterpretarse como una resignación.

Cuando las situaciones nos afectan, reconocer lo ocurrido consiste en comprenderlo en su mayor amplitud. Una vez alcanzado esto, corresponde aceptar: observar la realidad de manera directa y completa, sin pretender cambiar las cosas porque sí. Aceptar incluye asumir nuestra responsabilidad.

Únicamente luego de reconocer y aceptar podemos perdonar, lo que requiere de mucha valentía, porque ser compasivos y considerados con nosotros mismos, y con el mundo, amerita coraje y amor.

Veamos esto con un ejemplo: cuando un familiar fallece, nos corresponde liberarlo de nuestro dolor para hacer algo significativo con nuestra vida, sin depresiones o evasiones prolongadas. Imaginemos que este familiar puede observarnos desde dónde esté: ¿qué quisiera para nosotros?

En este caso, reconocer la realidad consiste en comprender que el fallecimiento correspondía, sin querer encontrar las razones de ello, porque muchas cosas en la vida no tienen explicación lógica. Aceptar esto nos otorgará la gran fuerza de sintonizar con el mundo. Perdonarnos a nosotros y a quien se fue nos permitirá mirar nuestro mundo con mayor comprensión, sólo así encontraremos la paz, y evolucionaremos a partir de las circunstancias.

Imagen de sabri ismail en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: