La importancia de ser puntual

En nuestra cultura latina es bastante normal llegar tarde a cualquier lugar, a un nivel tal, que llegar a tiempo a un evento tiende a ser visto extraño por los anfitriones de algunos eventos. La realidad es que llegar a tiempo a cualquier compromiso, no solo es una muestra de buena educación, sino además de disciplina y respeto a otras personas.

Habiendo nacido en un país donde la puntualidad no es la mayor de las virtudes, la impuntualidad era parte de mis costumbres. En cierta ocasión llegué tan tarde, que perdí la oportunidad de cerrar un buen negocio, con una persona importante. A partir de allí, tomé la determinación de ser puntual, y trabajé duro en modificar el hábito, haciendo que en los últimos años, de pasar a ser una persona impuntual, a ser reconocido por mis amigos y colegas, por mi puntualidad. Esto no significa que eventualmente llegue tarde a un evento, cosa que a todos nos pasa. Sin embargo, ahora respeto el tiempo de las otras personas, y hago todo lo posible por llegar a la hora, o al menos notificar si por alguna razón me voy a retrasar (inclusive, si voy un par de minutos tarde).

Cuando llegas tarde a un sitio, indirectamente le estas diciendo a la persona, que no es lo suficientemente importante para tí, como para que tu respetes su tiempo. Es por ello, que la muestra mas sencilla y evidente de mostrar tu empatía hacia otras personas, es respetar su tiempo.

De esa experiencia, pude sacar algunas recomendaciones que pueden ayudarte a ser una persona puntual:

  1.  Verifica bien a donde te vas a dirigir, y cuanto tiempo te va a tomar llegar a allá.
  2. Dependiendo de la distancia, considera desplazarte al lugar con suficiente antelación, a fin de llegar antes de la hora.
  3. No asumas que la otra persona va a llegar tarde igual que tú. Aunque la otra persona no sea puntual, no significa que tu debas serlo. Al contrario, si la persona sabe que eres puntual, ella hará todo lo posible por llegar a tiempo.
  4. Aunque llegues temprano al lugar, intenta presentarte unos 10 minutos antes. Llegar muy temprano, en ocasiones puede ser tambien de mala educación.
  5. Establece con antelación tu hora de salida. La hora de la cita, no es la hora de salida, y es esto lo que nuestro inconciente tiende a hacer. Si tenemos una cita a las 2:00 PM nuestra mente cree que tenemos tiempo hasta las 2:00 PM, cuando en realidad necesitas mas tiempo. Adiestra tu mente a que tome como deadline inclusive el tiempo que te toma desplazarte al lugar.

Como todo hábito, necesitas consistencia, práctica y  disposición al cambio para que la puntualidad se convierta en una de tus virtudes. En la medida que tu respetes a las otras personas, estas harán lo mismo contigo. Si tienes problemas con la puntualidad, proponte hacer el cambio y persiste hasta que lo logres.



Deja tus comentarios aquí: