La importancia de vivir con gratitud

Abrirte a la gratitud te permite unificarte con la conciencia de abundancia. Recuerdas que eres un Ser afortunado y bendecido cada vez que te detienes un instante y simplemente agradeces por tu vida y por todo lo que hay en ella.

Al practicar constantemente el agradecimiento y contar tus bendiciones, te envuelves en pensamientos de paz y alegría, este estado interno te permite percibir más experiencias que sostienen tu estado de gratitud. Al agradecer entras en un poderoso círculo creativo en donde puedes reconocer la perfección de tu vida.

Vivir sumido en corre-corre diario, las preocupaciones asociadas a asuntos pasado y mantener ansiedad acerca del futuro sacan a tu mente del momento presente. Este estado mental de angustia te impide ver los pequeños o grandes motivos por los cuales puedes estar agradecido en el aquí y el ahora.

Elegir conscientemente para y agradecer te abre al amor, a la felicidad y te reconecta con tu fabulosa Guía Interior. De este manera, la intuición y la claridad vuelven a ti, permitiéndote entender el propósito de las situaciones, especialmente aquellas que te desagradaron o entristecieron. Puedes llegar a un punto de comprensión profundo donde incluso agradeces de corazón por el aprendizaje que ellas te aportaron.

Estar agradecido te vuelve a centrar en el presente y actúa como un liberador de ideas de opresión. Cambias hacia una actitud optimista desde donde puedes sanar más fácilmente las heridas de tu corazón y disfrutar las bendiciones de tu día a día.

Entre más identificas razones por las cuales estar agradecido, más estrechas la relación contigo mismo. De este modo, te abres al Maestro Interior que vive en el presente y que te invita a estar alerta y a experimentar las maravillas y bondades del momento.

En la medida en que dejas de enfocarte en la escasez, la tristeza o la imperfección que el ego, o mente conflictiva, quieren presentarte, reconoces que tu felicidad únicamente proviene de tu interior y no de las situaciones externas.

Entre más te conectas contigo mismo, más y más motivos encuentras por los cuales estar realmente agradecido.

Cuando sientes agradecimiento por ti y por tus vivencias pasadas, tu autoestima aflora y se aviva la llama de la vida interior. Cuando proyectas esta gratitud hacia el futuro, activas tu fe y la esperanza de tener más experiencias grandiosas.

¡Da un giro en tu mentalidad! Regocíjate en pensamientos y emociones de dicha, paz y abundancia aqui y ahora; en el presente.

Vivir en gratitud es el resultado de elegir un nuevo modo de ver la vida.

Vivir agradecido es vivir de adentro hacia afuera.

¡Hoy decídete a vivir con gratitud!

Sólo tú puedes cambiar el rumbo de tu vida.



Deja tus comentarios aquí: