La impresionante brevedad de nuestro mundo

Todos los días la ciencia nos informa de nuevos descubrimientos: las huellas de los primeros hombres que llegaron a América hace 12.000 años, los huesos de un dinosaurio que murió hace 130 millones de años, o un cataclismo que dio origen a la Luna, hace 4.000 millones de años, pero nuestra mente tiene dificultades para apreciar la enorme diferencia entre esas fechas.

Para ayudarnos a comprenderlas, hagamos juntos un ejercicio sencillo. Pongamos como duración del universo una semana. Sabiendo que los científicos han determinado que el universo conocido tiene unos 13.500 millones de años, pongamos que el inicio ocurrió justo a las 12 de la noche del domingo pasado, es decir hace justo una semana.

Los primeros sucesos del nuestro universo, el llamado big bang, son realmente caóticos, con toda esa energía en un espacio tan pequeño. Tanto que para que las diferentes partículas que ahora conocemos se separaran y la luz empezara a existir, transcurrirían unos 300.000 años, es decir, unas 3 horas en nuestro ejemplo.

Desde esa madrugada del lunes, el universo empezó a desarrollarse tal como lo conocemos ahora. Por ejemplo, las primeras galaxias se formaron la tarde del lunes.

brevedad-tiempoA lo largo de la semana, las galaxias evolucionaron, miles de millones de estrellas aparecieron y desaparecieron en inmensas explosiones -que ahora conocemos como Supernovas- en las que se produjeron muchos de los elementos químicos que componen nuestro querido planeta Tierra.

Pero siguiendo con nuestro conteo, el viernes, poco después del mediodía, en los restos de una de esas Supernova, se enciende una nueva estrella, una especial, pues en sus alrededores estamos nosotros: el Sol. Simultáneamente, de esos mismos restos, se forman muchos planetas, uno de los cuales es La Tierra.

Poco tiempo después de su formación, más o menos a las 3 de la madrugada del sábado, una serie de compuestos químicos se organizan para formar las primeras células vivas. Algunas de las cuales, como a la 6 am del mismo sábado, inventan la fotosíntesis que permite tomar energía directamente del sol y, de paso, liberar el oxígeno que nos permite respirar.

Al finalizar el sábado, las células, únicos seres vivos en el planeta, han desarrollado estructuras complejas, específicamente un núcleo diferenciado, donde se almacena el material genético.

Para el mediodía del domingo, recordemos que el universo se inició seis días antes, las células aprenden a agruparse en seres como las algas, flotando en los mares de la tierra que tiene apenas dos días de formado.

Luego viene un período en el que el hielo se apodera del planeta, cubriéndolo por completo, hasta que gigantescas erupciones volcánicas, a las 4 y media de la tarde del domingo, derriten el hielo y vuelven a aparecer los continentes y los océanos. Este renacimiento da lugar a la llamada explosión Cámbrica. Miles de seres multicelulares, con patas, aletas, antenas, 2, 3, 5 y hasta más ojos, recorren el fondo de los mares.

brevedad-tiempo2Para las 6 de la tarde, las primeras plantas salen del agua y conquistan la tierra seca. A las 7 de la noche aparecen los insectos y media hora después, los primeros animales conquistan también la tierra: los anfibios.

Los dinosaurios aparecen alrededor de las 9 de la noche, seguidos, poco después por los mamíferos, la especie de la que somos parte, a las 9 y media. Curiosamente, las flores se desarrollan apenas a las 10 y 20 de la noche.

A las 11 de la noche y como otras varias veces, un evento catastrófico, una extinción masiva elimina el 70% de todas las especies terrestres y el 96% de las marinas. Algo así como que el sistema completo se reinicia y casi todo tiene que empezar de cero.

Los dinosaurios, que han sido la especie dominante desde las 9 de la noche, son borrados por otra extinción masiva, cuando un asteroide choca con la Tierra a las 11 y 10 de la noche del domingo, en la última hora de nuestro recuento.

Esa desaparición dio la posibilidad que los mamíferos evolucionaran y que su más nuevo representante, el género Homo, apareciera faltando sólo dos minutos para las 12 de la noche. Durante estos últimos dos minutos, dicho género evolucionó hasta la aparición del homo sapiens, que en los últimos 3 segundos, conquista el planeta.

Su última frontera, América, la alcanza medio segundo ates de la medianoche.

Para describir los sucesos históricos tenemos que utilizar medidas de tiempo más pequeñas. Así pues, la civilización egipcia, una de las primeras conocidas, aparece hace unos 200 milésimas de segundo. El nacimiento de Jesucristo, ocurre hace 90 milésimas de segundo y el hombre pisa la luna por primera vez, 2 milésimas de segundo antes de la media noche.

Así pues, de toda una semana que tiene el universo conocido, nuestro querido planeta tierra tiene apenas dos días y medio. Y de esos, sólo en las últimas siete horas hay animalitos, ¡flores sólo apenas hora y media! Y nosotros, que solemos creernos el epítome de la Creación, llegamos hace unos segundos.

Como podemos ver, los acontecimientos que vivimos no son sino una brizna en el tiempo del Universo.



Deja tus comentarios aquí: