La Infidelidad

Casos a diario de infidelidades y la forma en la que reaccionamos ante esa experiencia siembra miedo tanto en hombres y mujeres, ya que desde niños captamos el comportamiento de los adultos y son ellos nuestra principal referencia.

Así, con estos temores, llegado su momento nos embarcamos en relaciones de pareja que resultan suelo fértiles para experimentar justo aquello que más tememos en una relación de pareja, el miedo de ser abandonados por nuestra pareja y que sea por un “tercero/a”, o simplemente ser engañados de forma casual o permanente.

Estamos hablando de engaños, de traiciones, pero es una traición reflejo de la traición original, que es la traición a nosotros mismos, y que por cierto, nos resistimos a verlo, por el dolor que sentimos ante esta gran verdad.

Por eso es tan necesario que salga a la luz con esos bellos espejos…nuestras parejas, y ojo, también sale a luz con nuestras relaciones en general.

No estamos educados para el perdón y resentirnos es la elección que hacemos inconscientemente. La idea de ver con otros ojos la infidelidad, es una oportunidad de sanar. Basado en el artículo más leído«Mirando desde otro ángulo la Infidelidad» de mi blog en Inspirulina, y en mi libro, sin publicar “Volviendo a la Inocencia” los invito a crecer personal y espiritualmente con este evento de maestro.

Si lo que hemos hecho hasta ahora, no arroja los resultados esperados, es tiempo de mirar de manera diferente estos actos y tal vez nos sorprendamos descubriendo que la infidelidad no es otra cosa, que una forma más de practicar el perdón a nosotros mismos, conduciéndonos y entrenándonos para retornar con nuestra sexualidad sagrada y el amor incondicional por uno mismo y por nuestro prójimo.

No te pierdas la conversación acerca de la infidelidad, parte de la primera temporada del Programa Amantes en Construcción.

 



Deja tus comentarios aquí: