La Ley del Karma y del Dharma

Para comprender la ley del Karma debemos de tener claro que toda acción ejerce una causa que establece nuestras acciones físicas, verbales y mentales. Y todo esto tiene una repercusión transcendental en nuestro recorrido de vida sea cual sea el camino elegido.

La ley del Karma dice que para cada acción, existe una consecuencia; para cada causa, hay un efecto; todo lo que envía al universo, regresa a nosotros como efecto búmeran. El Karma de una persona o colectivo se puede manifestar durante un ciclo de la rueda de la vida, o durante el siguiente, en esta vida o en otra.

Las 12 leyes del karma es imprescindible comprenderlas es la vida misma, y entre estas podemos encontrar:

  1. La Gran ley: causa-efecto. Lo que siembres cosecharás.
  2. La ley de la creación: La vida no ocurre sola, somos uno con el universo. Lo que tenemos a nuestro alrededor nos hace entender como está nuestro interior. Sé y haz de ti mismo lo que quieres tener en tú vida.
  3. La ley de la humildad: lo que te niegas a aceptar te seguirá ocurriendo. Si encontramos ver a alguien como un enemigo; entonces no hemos llegado al nivel superior de la existencia.
  4. La ley del crecimiento: donde quieras que vayas allí estás. Para poder crecer somos nosotros los que debemos cambiar (no los demás, lugares, etc.). Como sólo tenemos el control de nosotros mismos al cambiar nosotros cambia todo su entorno.)
  5. La Ley de la Responsabilidad: cada vez que algo sale mal sucede hay algo mal en mí. Somos el reflejo de lo que nos rodea; y lo que nos rodea nos refleja. Hay que asumir nuestro presente.
  6. La ley del enfoque: Hay que subir escalón por escalón con una meta clara y sin distracciones para luego no sentir la inseguridad y la ira si nos desviamos.
  7. La ley del dar y hospitalidad: si tú crees que algo es verdad; en algún momento serás llamado a demostrarlo y allí te darás cuenta de lo que has aprendido.
  8. La ley de la conexión: todo lo que hacemos por insignificante que parezca está en consonancia a su vez con el universo. Alguien debe comenzar el trabajo inicial para que alguien obtenga un trabajo. Pasado- Presente- Futuro; están conectados.
  9. La ley del aquí y el ahora: mirando siempre hacia atrás – realizando un continuo análisis de lo que realizamos de manera incorrecta o correcta nos distrae para vivir el aquí y el ahora. Viejos patrones de comportamiento, viejos sueños, viejas pautas.
  10. La ley del cambio: se repiten las lecciones hasta que asumimos el cambio en nuestro camino.
  11. La ley de la paciencia y la recompensa: todas las recompensas requieren de un esfuerzo inicial. La alegría verdadera nos ayuda a seguir haciendo y todo llegará a su debido momento.
  12. La Ley de la Importancia e inspiración: siempre regresa algo de lo que hayas puesto, la energía y la intención que decidas poner en tus acciones será perfecta para lograrlas.

Cuando hablamos del Dharma nos encontramos de que todo el mundo tiene un propósito en la vida, un don único o talento especial para ofrecer a los demás.

Y cuando logramos mezclar ese talento único con el ayudar a los demás ocurre el gran júbilo del espíritu. Somos seres únicos, con talentos únicos y con una forma única de expresarlos. Y todo esto a su vez con necesidades únicas.

Al unirse estás necesidades se unen con la expresión creativa de nuestro talento, se produce la bendición de la abundancia. Al expresar nuestros talentos para satisfacer necesidades, se crea la abundancia sin límites.



Deja tus comentarios aquí: