La meditación: una práctica inteligente

La meditación: una práctica inteligente

La meditación es una parte fundamental de mi vida, es un impulso espontáneo que surge en cualquier momento del día invitándome a dejar de “hacer” para dedicarme por ese instante a sencillamente “ser”.

Tengo pasión por el tema, tanta que me condujo a escribir mi segundo trabajo un pequeño libro titulado “Aprendiendo a Meditar”.

Mientras recopilaba material para el libro, específicamente para señalar cuales son los más recientes y comprobados beneficios de la meditación; descubrí uno que particularmente llama mi atención. Se trata de un estudio que revela que la meditación estimula el tamaño del cerebro haciéndonos más inteligentes.

La investigación fue realizada por científicos de la Universidad de California, en la ciudad de los Ángeles, quienes comprobaron que aquellos que llevan practicando la meditación por largo tiempo poseen una cantidad de materia gris, significativamente mayor, a la de aquellos que no la practican.

meditarUtilizando resonancia magnética de alta resolución los investigadores obtuvieron imágenes del cerebro que revelaron que el hipocampo – parte del cerebro asociada con la memoria y el aprendizaje – es más grande en aquellos que practican la técnica milenaria. Otras partes del cerebro vinculadas a las emociones también fueron encontradas de mayor tamaño.

Los autores de la investigación han dicho que estudios anteriores han confirmado los aspectos beneficiosos que tiene la practica regular de la meditación, refiriéndose con ello al aumento de la capacidad de concentración, a un mejor control de las emociones, a la reducción los niveles de estrés y al fortalecimiento del sistema inmunológico. Sin embargo, poco se sabía de la relación que existe entre meditación y la estructura cerebral que se relaciona con la inteligencia.

El equipo estudió los cerebros de 44 personas, la mitad de ellos han practicado varias formas de meditación durante un periodo que oscila entre 5 y 46 años pudiendo observar que los meditadores poseen cerebros e hipocampos más grandes y mayor cantidad de materia gris en la corteza frontal derecha. Estas áreas del cerebro son las que se relacionan íntimamente con la emoción.

La líder de la investigación, Eileen Luders, dijo que esto es lo que hace que los meditadores “tengan una habilidad extraordinaria para controlar sus emociones logrando responder de forma más apropiada a cualquier circunstancia que la vida les depare”.

Si aun no has intentado la meditación aquí tienes una excelente razón para hacerlo!



Deja tus comentarios aquí: