La meditación como medicina

La meditación como medicina

Son muchas las personas en el mundo que practican la meditación diariamente. Se dice que ayuda a despejar la mente y permite disfrutar la vida de una forma más ligera, sin tantas preocupaciones. No quiere decir que los problemas desaparezcan, simplemente aprendemos a enfocarnos en lo que realmente importa y dejamos de preocuparnos por cosas sin relevancia.

Las ventajas emocionales, psicológicas y espirituales ya son conocidas, pero recientemente se ha descubierto que sus beneficios van mucho más lejos. Estudios indican que la meditación pudiera incluso mejorar nuestra salud.

En un estudio realizado en la Universidad de Georgia se tomó un grupo de 62 personas para enseñarles a meditar y observar cómo afectaba su salud. Estos jóvenes sufrían de hipertensión y se les instruyó para que practicaran la meditación al menos dos veces por día. Las meditaciones debían durar tan solo un cuarto de hora.

A otro grupo de personas no se le dio información alguna de las estrategias para reducir la presión sanguínea con la meditación. El primer grupo tuvo una disminución de la masa ventricular izquierda permitiendo que el corazón bombeara sangre con mayor facilidad.

A cada uno de quienes practican la meditación trascendental se les concede un mantra. El mantra, durante la práctica, se vuelve el centro de la atención lo que obliga a que el meditador conozca con mayor profundidad todos los procesos que ocurren dentro de su mente. Es una técnica que permite adentrarte en ti mismo.

Se dice que la meditación puede llegar a impactar incluso a los genes de quien la practica. Como es una estructura dinámica puede verse influenciada por el estado de calma mental que se alcanza.

Resultados de estudios recientes indican que existe una relación entre la meditación y la salud en general. No solo sirve para conocernos más a nosotros mismos y a nuestra mente, sino que sus beneficios van mucho más allá.

En el área física, la meditación permite relajarte, funciona como analgésico y también ayuda a combatir la depresión. Así que ya sabes, si tienes alguna dolencia, malestar o preocupación, lo primero que debes hacer es acomodarte en un sitio tranquilo, cerrar los ojos y respirar.



Deja tus comentarios aquí: