La mejor receta para un cuerpo sano

Todos quisiéramos gozar de un estilo de vida saludable. Pero muchas veces nos cuesta encontrar el tiempo para organizarnos entre tantos quehaceres o simplemente no sabemos por dónde comenzar.

Seguramente has dicho más de una vez que el próximo lunes comenzarás la dieta o harás ejercicio, pero ese día -aparentemente- nunca llega. Suele pasar que al momento de afrontar el reto de cambiar tus hábitos te acobardas, crees que no puedes emprender esa tarea o, una vez que la inicias, caes en las tentaciones del sedentarismo por falta de tiempo, motivación o muchas otras razones.

Si te cuesta mucho trabajo comenzar a ejercitar tu cuerpo y darle un giro a tus hábitos alimenticios, te contaremos 4 beneficios de tener un estilo de vida saludable:

1. Disminuye la predisposición a la obesidad

La combinación de un régimen alimenticio saludable –sin llegar a extremos– y una rutina de ejercicio físico genera grandes beneficios a tu organismo. Estudios recientes afirman que este dúo saludable puede revertir la tendencia genética a engordar. Se ha revelado el mito: sí se puede luchar contra la genética.

2. Te da energía para asumir los retos diarios

Tal vez pienses que al hacer ejercicio te sentirás más cansado. Pero está comprobado que si te ejercitas durante las primeras horas del día podrás rendir más. Y no sólo eso, a actividad física te ayuda a obtener mejor resistencia cardiopulmonar y mejora el suministro de oxígeno al corazón y los músculos.

La energía de nuestro organismo también depende de lo que comemos, especialmente durante la primera hora del día. El café, el agua, los huevos, frutas, hortalizas son algunos de los alimentos que nos aportan vitaminas y nutrientes que nos permiten mantenernos alerta.

3. Mejora las funciones de tu cerebro

Distintos estudios han confirmado que hacer ejercicios mantiene el cerebro activo. La Sociedad Española de Neurología (SEN) y la Fundación del Cerebro explicaron que el deporte es una de las mejores estrategias para mantener la buena salud del cerebro, porque permite potenciar la memoria, controla la tensión arterial y también reduce el sedentarismo. Además, practicar 20 minutos de ejercicio diario puede ayudarte a evitar la depresión y la ansiedad.

4. Fortalece tu corazón

Como explicó hace poco tiempo nuestra blogger Clementina Ramos, hacer ejercicio no sólo es ideal para ponerte en forma, sino también para que tu corazón bombee mejor la sangre y sea más eficiente en sus funciones. Por eso es importante que incluyas una rutina cardiovascular cuando te ejercitas.

Si te quedaste con ganas de conocer más sobre las distintas formas de cuidar tu salud a través de la actividad física, te invitamos a conocer el curso de Ciencias de la Actividad Física y Del Deporte en la Universidad Isabel I. La formación de este grado es semi-presencial y el plan de estudios incluye temas interesantísimos sobre anatomía, fisiología humana, bioquímica, biomecánica y mucho más. ¿Te interesa? Si formalizas tu matrícula antes del 10 de septiembre obtendrás un 20% de descuento sobre el total de tu matrícula.

Hoy puede ser el mejor día para que dejes de ver el ejercicio físico como una tarea aburrida o una dificultad: piensa que al hacer pequeños cambios en tu rutina le estarás dando un regalo a tu cuerpo: más salud y una vida más larga.



Deja tus comentarios aquí: