La mente neutral

“La meditación no es lo que detiene la mente. Es la entrega de la mente al alma y del alma a la verdad”.

Yogui Bhajan

Bienvenidos a esta cuarta entrega de los cuerpos sutiles. Hoy hablaré de la Mente Neutral, la cual es el cuarto cuerpo sutil; también se le llama mente meditativa. Esta mente es muy interesante porque valora lo que dice la mente positiva y la mente negativa, así como los otros cuerpos. Así, al tomar decisiones, se observa la información que proporcionan las mentes positiva y negativa, pero la decisión se toma con la mente neutral.

La mente neutral se equilibra por medio de la meditación, es como llevar la mente al gimnasio, sí, porque ella también se entrena. Es la conexión de la conciencia individual con la mente universal, y es en esta unión de mente y cuerpo donde se puede transitar con certeza el camino. La meditación desarrolla en alto grado la intuición dándonos toda la información que necesitamos recibir de manera oportuna, es como el timón que dirige nuestras vidas, pues la mente cuando está al servicio de nosotros se convierte en un ángel.

Para empezar a desarrollar hábitos meditativos basta con tener la intención de estar unos minutos al día sentados en una postura con la columna recta y cómoda y concentrarse en la respiración, tanto en la exhalación como en la inhalación. A medida que la respiración se va haciendo más larga y profunda, los pensamientos empiezan a viajar más lentamente a través de tu cerebro lo cual va creando un entrenamiento para tu mente y para tu cuerpo, ya que al permanecer inmóvil la mente se sosiega.

Decía Yogui Bhajan que la meditación es un proceso de “combate” con los pensamientos que se irá haciendo cada vez más corto. La meditación es una limpieza de la mente, así como te bañas todos los días, así mismo limpias tu mente durante la meditación de los pensamientos que el subconsciente ya no necesita (la basura mental), y permites así que entren nuevas formas de comprensión, visión, entendimiento y sabiduría.

Si la mente neutral está débil es difícil tomar decisiones y te costará ver más allá de las polaridades de la vida en la tierra y sintonizar con el poder cósmico de las cosas, por lo que sería necesario empezar con tres minutos de meditación al día, para ir creando esta sintonía dentro de nosotros con la mente universal, ya que la meditación es escuchar al infinito dentro de ti.

Para saber cómo está tu mente neutral en este momento, te invito a responderte para ti mismo la siguiente pregunta:

¿Me permito percibir y actuar según mi sabiduría interna?

Sat nam,

Laura Cárdenas



Deja tus comentarios aquí: