La mirada diferente: el mejor secreto para marcas personales

La mirada diferente: el mejor secreto para marcas personales

El ser humano se encuentra siempre en una eterna búsqueda en todos los aspectos de su humanidad y sus relaciones con los otros y con su entorno. Hoy revisaremos cómo potenciar lo profesional y hacer una diferencia positiva exitosa.

No es posible tal cosa como separar lo personal de lo profesional. Estos aspectos se encuentran entrelazados en la unidad que somos como persona. Por lo tanto, hay una unión de lo personal con lo profesional y viceversa. Ahora, ¿cómo sacar provecho de esta realidad?

Sin importar cuál sea la profesión u oficio de una persona, siempre se va a diferenciar del resto por varios elementos influyentes. Desde la forma como hace las cosas, el estilo, la personalidad, cómo atiende a sus relacionados, hasta el tiempo que toma en lograr sus objetivos con el resultado esperado. Potenciar esas y otras diferencias puede hacer que te puedan reconocer más y mejores clientes en un mercado determinado.

Se puede admirar un liderazgo en un sector determinado de trabajo. Pero eso no significa que vamos a hacer las cosas exactamente como lo hace esa persona. El background de cada persona es un prisma de posibilidades por el que pasa el producto o servicio que se va a entregar.

Si partimos del hecho de que, en líneas generales, los profesionales son muy competentes en la mayoría de los casos, ¿qué es lo que hace en realidad la diferencia entre los que tienen un éxito estándar y los que se convierten en verdades referencias?

La respuesta es sencilla, y se compone de varios elementos que se conjugan en un resultado final y que van marcadas por la personalidad y empatía de cada profesional:

1-Conocen a fondo lo que hacen, y basados en ese conocimiento innovan en la oferta de soluciones que ofrecen a sus clientes.
2-No les da miedo marcar la diferencia con otros profesionales en cuanto al estilo, forma de entregar todo el proceso desde el inicio hasta el resultado final y especialmente la forma en la que se comunican.
3-Visualizan el viaje del consumidor, que no es otra cosa que ponerse en los zapatos de ese cliente que requiere de un servicio o producto que espera que sea una solución muy especial para sus requerimientos.

Entonces, eso nos lleva al desarrollo de la capacidad de traducir, transformar y equilibrar siempre lo que quiere el cliente contrastado con lo que necesita realmente, ya que el profesional es el verdadero especialista en ese tema, y esa mirada global y diferente solo la tiene esa persona.

Personalizar todo este proceso de relaciones es lo que realmente hace que una marca personal se diferencie del resto. Esas diferencias son las que enganchan a esos clientes potenciales. Difícilmente alguien contrata a un profesional no le es simpático. Todo influye en la decisión.

¡Es una buena estrategia marcar el ser diferente!

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: