La obsesión por la dieta: cuando comer sano se vuelve un problema

La obsesión por la dieta: cuando comer sano se vuelve un problema

Los que me conocen saben que siempre estoy a favor de llevar un estilo de vida saludable, y que promuevo el ejercicio y la buena alimentación como bases de una vida feliz y de calidad. A todos los que me preguntan, siempre les digo que ¡por supuesto que hay que comer bien y balanceado! Pero ¿qué pasa cuando llevamos este buen hábito demasiado lejos? ¿Realmente la obsesión de comer sano se puede convertir en un problema? Lamentablemente, sí. Todo extremo es malo, y en este caso ese extremo se llama ortorexia, y es una categoría dentro de los trastornos de la alimentación que incluyen la anorexia y la bulimia.

¿Cómo saber si alguien sufre de ortorexia?

En general, el grupo más afectado son las mujeres jóvenes, atléticas de estatus socioeconómico de medio a alto. Si presenta alguna de las siguientes señales, existe la posibilidad de que esté sufriendo de ortorexia:

– Pasar más de tres horas diarias pensando en la comida sana de ese día, particularmente en la calidad de los alimentos a ingerir.

– Consumir solamente y estrictamente alimentos orgánicos, sin conservantes de ningún tipo y no salirse bajo ninguna circunstancia de este régimen.

– Disminución de su calidad de vida como resultado de la dieta. Por ejemplo, ya no sale con amigos, evita las situaciones donde tiene que comer algo menos sano, se aísla.

– Grandes sentimientos de culpa cuando se sale de la dieta, hasta el punto de castigarse más los siguientes días con una restricción alimenticia aún mayor.

¿Qué causa este trastorno?

Entre las causas se encuentran una gran inseguridad en sí misma, baja autoestima, quizás producto de traumas de la infancia. Los medios de comunicación también tienen mucho que ver, ya que transmiten ejemplos incorrectos de lo que debe ser un cuerpo sano y normal, con modelos extremadamente delgadas hasta llegar a la desnutrición. Una mujer que de por sí es insegura puede ser más susceptible a dejarse influenciar por esos patrones irreales de supuesta perfección.

¿Cuál es el tratamiento?

Al igual que ocurre con los demás trastornos alimenticios, se necesita ayuda profesional con un equipo interdisciplinario que incluya médico, psicólogo y nutricionista como mínimo. Este tipo de trastorno no se cura solo por más voluntad que haya. Si crees que sufres de ortorexia o conoces a alguien que puede estarla padeciendo, te animo a buscar ayuda lo más pronto posible.



Deja tus comentarios aquí: