La otra cara de la cría de mascotas

¿Cuántas veces no vemos en las calles gente ofreciendo cachorros en venta? Tarantines, vehículos y hasta personas apostadas en medio de la vía con una caja y adentro un montón de perritos para vender “baratos”. Pero lo que está detrás de este tipo de comercio es la explotación más ruin de los animales y la degeneración de la relación hombre-animal. 

En todos los países existen criaderos que cumplen con las normas deseables para la reproducción sana: ambiente limpio, amplio, acceso a la movilidad, luz directa solar y espacios sombreados, comida de buena calidad, agua permanentemente, cuidados veterinarios, respeto a los criterios médicos respecto a la periodicidad de los partos, etc. Es decir, lugares como el hogar de cualquier buen tutor o dueño de mascota. De esos criaderos seguramente salen cachorros hermosos, sanos, y con una excelente carga genética, pero estos criaderos son pocos. Los que abundan son improvisados, cuyas condiciones paralizan el corazón de cualquiera que las observe.criaderos

Los animales que “viven” en los criaderos permanecen encerrados durante toda su vida en pequeñas jaulas, sin posibilidad de moverse ni caminar, ni estirar sus patas, por lo que terminan sufriendo daños en sus extremidades; comen la peor y más barata de las comidas para que no generen demasiados gastos. Son mantenidos sin afecto de ningún tipo y sólo son sacados de sus jaulas-cárceles para actividades reproductivas. Sin luz directa o bajo el sol y el calor, sin controles veterinarios y sin criterios médicos, nacen camadas infinitas, con mayoría de cachorros enfermos. Si un perrito es considerado no apto, es decir, no se parece demasiado a un cachorro ideal de la raza que están criando, es asesinado de manera terrible o abandonado hasta que muere. Y lo que es peor, la mayoría de los cachorros comprados están muy enfermos con moquillo, parvovirus e infecciones parasitarias. 

A los ejemplares reproductores no les va mejor. Una vez que han parido durante años en todos los celos, corren la misma suerte que los cachorros: van a la calle pero ahora enfermos, sin dientes, con tumores en las mamas, útero, etc. Víctimas del maltrato de por vida, terminan sus existencias sin conocer la humanidad que les convirtió en animales de cría por razones económicas. 

criaderos2Surgen entonces muchas interrogantes que apuntan a la ausencia de mecanismos que puedan proteger y regular una actividad como ésta, que involucra seres vivos, que sienten dolor, frío, hambre, separación de su manada. Si existieran mecanismos reales y aplicables, este horror al que son sometidos estos animales pararía. ¿Por qué los estados permanecen indiferentes frente a este abuso? ¿Por qué no se aplican mecanismos de protección animal?

Los ciudadanos debemos convertirnos en contralores de situaciones que atentan contra los derechos de los animales y de los nuestros porque estas realidades hieren la sensibilidad de los seres humanos. Si conocemos lugares de cría indiscriminada, acerquémonos a la alcaldía que corresponda, hagamos la denuncia, intentemos ayudar a estos animales que necesitan de nosotros para que seamos sus voces. Seamos más activos que observadores pasivos y seguramente salvaremos algunas vidas, y por último, NO COMPREMOS ANIMALES, si deseamos una mascota, adoptemos. Hay miles de animales esperando por un hogar y cada uno es perfecto, único, y maravilloso; los hay como los deseemos: cachorros, adultos, lanudos, de pelo corto, tranquilos, inquietos… hay para todos los gustos. NO necesitamos buscar uno de raza, démosle hogar a uno sin casa, como reza una campaña que hemos visto en las redes sociales.  

Recordemos siempre que lo mejor que podemos hacer es ADOPTAR, ESTERILIZAR Y NUNCA ABANDONAR  a nuestras mascotas, son parte de nuestra familia. 



Deja tus comentarios aquí: