La ovulación es la estrella

La ovulación es la estrella

Cuando pensamos en ovulación generalmente la asociamos con buscar o evitar un embarazo. Sin embargo, la ovulación es el evento principal del ciclo menstrual. ¿Por qué?

Al ovular regularmente producimos estradiol (el estrógeno más potente) y progesterona. ⁠Si bien estas dos hormonas son conocidas principalmente por su papel en el ciclo menstrual y la maternidad, en realidad juegan un papel importante en otras funciones corporales, y pueden ayudarnos a prevenir la osteoporosis, derrame cerebral, demencia, problemas de tiroides, enfermedades cardíacas y cáncer de útero y mama. Esto es solo para empezar.

Como puedes ver, una serie de sistemas corporales se ven influenciados por el ciclo menstrual, por lo tanto, si el ciclo no funciona dentro de los parámetros normales, tu salud general se ve afectada. Tu ovulación y tu menstruación son marcadores de bienestar general, afecciones subyacentes e incluso de enfermedades crónicas.

⁠Uno de los principales obstáculos para que ocurra la ovulación son los anticonceptivos hormonales. Muchos médicos recetan la píldora para regular el ciclo menstrual. La píldora no puede regular el ciclo menstrual por la simple razón de que suprime la ovulación, y si no hay ovulación, no hay ciclo menstrual y no hay menstruación. El sangrado que ocurre es lo que se llama un sangrado por deprivación.

A lo largo de nuestro ciclo femenino producimos nuestras hormonas, y las hormonas sintéticas no son equivalentes a las naturales. Segregar estrógeno, progesterona y testosterona en las cantidades y momentos adecuados es muy importante, no solo para nuestra fertilidad, sino para nuestra salud general. Solo en casos muy puntuales podría estar indicada una terapia con hormonas de reemplazo.

Es fundamental que escuches a tu cuerpo porque tus problemas menstruales se extienden mucho más allá de tu útero. En estos casos lo indicado es buscar el origen y tratarlo, primero que nada, haciendo cambios en tu alimentación y hábitos de vida.

Tener dentro de tu alimentación una buena base de grasas sanas es muy importante para tu balance hormonal. Comer las grasas adecuadas te ayudará a equilibrar el azúcar en sangre y construir niveles hormonales óptimos. Ejemplos de grasas sanas son el ghee, aceite de coco, huevos, pescados salvajes como el salmón, sardinas, el aceite de oliva extravirgen y la mayoría de las nueces y semillas.

Aquí te dejo una receta de un nutritivo batido para promover la producción de hormonas antes de la ovulación:

1 taza de bayas, frescas o congeladas (frambuesas, moras, arándanos, fresas o una mezcla).
½ aguacate, o 1 cucharada de semillas de chía.
1 cucharada de semillas de calabaza.
1 cucharada de semillas de linaza.
1 cucharadita de canela en polvo.
½ cucharadita de jengibre en polvo.
1 puñado de espinacas, menta o cualquier hoja verde de tu elección.
Agua necesaria para la preparación.

Opcional:

1 cucharada de cacao en polvo.
1 cucharadita de miel cruda.

Solo tienes que licuar y disfrutar. Es una buena opción de desayuno cuando no tienes mucho tiempo para cocinar.

Tomar conciencia de nuestro ciclo femenino y llevar un estilo de vida y alimentación en sintonía con sus distintas fases es el primer paso para alcanzar y mantener tu equilibrio hormonal.

Imagen de Anqa en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: