La plasticidad del cerebro

Te doy la bienvenida y te felicito por querer mejorar tu vida.

¡Yeap!, leíste muy bien Plasticidad del Cerebro, esa pequeña masa de grasa con agua y que tiene consistencia de mantequilla suave concentra 200 billones de neuronas que transmiten información a 266 millas x hora en 100 trillones de conexiones neurológicas (más que las estrellas del universo), tiene la capacidad de regenerarse en su parte física. El Dr. Mark Rosenwart realizo experimentos con ratas de laboratorio en ambientes ricos y llenos de estimulación demostrando que las ratas tenían mejores aprendizajes dando como resultado que el cerebro cambiaba su fisionomía para adaptarse a esos ambientes. El cerebro CAMBIA con la estimulación, es capaz de alterar su parte FÍSICA como resultado del pensamiento. Estos experimentos demuestran que el “software” es capaz de cambiar el “hardware” por medio de una estimulación constante de pensamientos. La Universidad Madison de Wisconsin en Estados Unidos demostró científicamente que el entrenamiento constante y repetitivo tiene la habilidad de cambiar tu cerebro. Así mismo esta “repetición” de pensamientos crean circuitos cada vez más fuertes solidificando la transmisión de información por medio de la sinapsis de las neuronas, creando a su vez nuevos circuitos.

No te quede la menor duda que aquello que piensas constantemente en eso te convertirás.

Cuando tu cerebro “trabaja bien” tú estás bien, esa conexión que está entre el lóbulo temporal y el frontal (toma de decisiones, metas) llamada Corteza Insular es la que se encarga de los estados de conciencia, lenguaje y estar “Alerta y Despierto”. Ese “Despertar” hace que se produzca la homeostasis, homo (similar) estasis (estable) desarrollando la percepción y el reconocimiento. Recuerdo en una charla con el Dr. Richard Bandler (co-creador de PNL), que nos decía que el cerebro hay que “usarlo” y la manera de usar el cerebro es aprendiendo nuevas cosas, teniendo una innovación constante.

Haz cosas diferentes, usa tanto tu hemisferio derecho como el izquierdo, cambia de mano al hacer las cosas, reúnete con gente pro-activa que te impulse a aprender y a ser cada día mejor. Recuerda: tu cerebro se adapta al ambiente donde te desenvuelves. ERES el reflejo directo del grupo de personas con quien te relacionas frecuentemente, escoge sabiamente.



Deja tus comentarios aquí: