La reconciliación es posible

Como nadie es perfecto, nuestros defectos hacen que a veces nos metamos en problemas con nosotros y con las personas con las que nos relacionamos. 

Cuando esto ocurre podemos creer que meramente la distancia va a solucionar el hecho, sin embargo, nuestro corazón, nuestra mente y nuestra alma, son los encargados de hacer las reparaciones necesarias de los puentes accidentados. 

Estas alternativas que te describo a continuación, quizá pueden ayudar a alcanzar una reconciliación (con nosotros y con los otros). Te invito a que las pruebes y desde ya te deseo todo el éxito.  

 

  1. Siéntete capaz de crear el momento para tratar los asuntos pendientes. No esperes a que la iniciativa venga de la (s) otra (s) persona (s).
  2. Al tratar el asunto, no generalices. Frases como: “Nunca entendiste nada”, “Jamás me cumpliste”, causarán malestar. Preferiblemente habla de hechos concretos: “Me sentí mal cuando hiciste la compra y te olvidaste de lo que te había pedido, cuando incluso te llamé para recordártelo”.
  3. No caigas en reiteraciones cansadoras. “Sé que te lo dije, pero te lo repito, y lo haré una y mil veces más…”. Actuar como una metralleta hace perder la paciencia, y aumentan las posibilidades de que quien nos acompaña se desenchufe de la conversación.
  4. Procura definir tus emociones, eso te ayudará a entender mejor lo que te ocurre para indagar en una posible solución.
  5. Busca recordar las experiencias en la que te sentiste de una forma similar a como se puede estar sintiendo el otro, y piensa cómo saliste de esas situaciones.
  6. Establece tus límites. A veces nos dejamos llevar y así se pierde el importante respeto.
  7. Reconoce tus faltas, perdona, y toma medidas para proteger el vínculo.

 

Todos cometemos faltas, y también todos podemos repararlas.

Siempre podemos mejorar nuestros vínculos.



Deja tus comentarios aquí: