Qué es la resiliencia y por qué la necesitas para triunfar

Qué es la resiliencia y por qué la necesitas para triunfar

Parece más una palabra psicológica, pero en realidad se trata de mecánica simple. La palabra resiliencia proviene de aquellos materiales que absorben y almacenan energía de deformación para después recuperar su figura original.

IBM dio una definición para la resiliencia en los negocios al señalar que no se trata sólo de soportar el fracaso, sino de salir fortalecido de él y continuar las operaciones laborales.

Por eso es uno de esos conceptos que el emprendedor debe tener en cuenta en circunstancias que son más cotidianas de lo que él mismo desearía.

Por ejemplo, cuando los bancos rechazan solicitudes de crédito, cuando las cosas parezcan no concretarse o cuando el cliente que más pagaba decida ir a buscar otros horizontes.

Emprendedores y resiliencia

El emprendedor vive y enfrenta entornos hostiles que suelen perturbarlo y le hacen extrañar la seguridad del mundo corporativo; de ahí que la resiliencia se convierta en cómplice de buena parte de sus proyectos exitosos que, sin la terquedad ante el fracaso, no hubieran sido posibles.

Por eso que el emprendedor debe ser competente ante las adversidades para hablar de resiliencia, no sólo saberlas tolerar.

Y esto lo vemos en la vida de Steve Jobs cuando fue forzado a dejar Apple, la empresa que había fundado, para regresar años después y convertirla en la empresa más valiosa del mundo, demostrando no sólo su poder como innovador, sino también ofreció una de las lecciones más sublimes de lo que aquí se habla.

Así que el iPhone no hubiera existido si la resiliencia no fuera parte de su historia.

Sin embargo, desarrollar este aspecto del carácter no es tan fácil, pues habrá quienes lleguen a la edad adulta con una mayor resiliencia que otros, y habrá quienes tengan el tiempo y las experiencias para desarrollarlo en el camino.

Por eso que una de las características individuales ligadas a ella es la autoestima, que es una habilidad que se puede mejorar y trabajar personalmente.

En este sentido, la resiliencia debe ser parte del ADN del emprendedurismo, en vista que se calcula que el 75% de las startups y emprendimientos no superan los dos años de vida. Debido a esta realidad no hay mejor manera de desarrollar la resiliencia que estar dos pasos adelante del fracaso.

Métodos para promover este valor al interior de un emprendimiento

– Anticipar las crisis: los emprendimientos deben visualizar situaciones totalmente negativas, como negocios en los que se pierda una inversión, situaciones como la pérdida de información o robo de equipo, o tragedias que pudieran afectarles como desastres naturales, etc.

– Crear planes de acción: una vez que se han determinado qué tipo de circunstancias serían las que afectarían a la empresa, se deben anticipar algunos planes de acción para responder ante ese mal momento.

– No perder de vista los objetivos: el emprendedor debe ser consciente que habrá muchas piedras en el camino, pero si mantiene el objetivo a la vista será más fácil que supere los problemas que se le atraviesen.

– Fortalecer la autoestima: mientras se mantenga el amor propio, los malos momentos serán vistos como accidentes y experiencias.



Deja tus comentarios aquí: