La resiliencia

Una hija se quejaba con su padre acerca de la vida. No sabía cómo seguir adelante y, cansada de luchar, estaba a punto de darse por vencida. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

El padre, un reconocido chef, la llevó a la cocina. Llenó tres ollas con agua y las puso sobre fuego fuerte. Cuando el líquido estaba hirviendo, echó zanahorias en la primera olla, un par de huevos en la segunda y algunos granos de café en la tercera.

La hija esperó con impaciencia preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos él apagó el fuego, puso las zanahorias en un recipiente y los huevos en otro, coló el café y lo sirvió en una jarra. Mirando a su hija, le preguntó:

– Querida, ¿qué ves?

– Zanahorias, huevos y café – fue la respuesta.

zanahoriasLe pidió que tocara las zanahorias: estaban blandas. Luego le dijo que rompiera un huevo: estaba duro. Por último, le pidió que probara el café. Ella sonrió, mientras disfrutaba el rico aroma de la bebida. Humildemente la joven preguntó:

– ¿Qué significa esto, papá?

– Estos tres elementos -explicó él- se han enfrentado a la misma adversidad: el agua hirviendo, y cada uno ha reaccionado en forma diferente. La zanahoria, fuerte y dura, se tornó débil, fácil de deshacer. El huevo, frágil y con una fina cáscara que protegía su interior líquido, endureció después de estar en el agua hirviendo. Los granos de café transformaron al agua, convirtiéndola en la rica bebida que te reconforta y calienta. ¿Qué eres tú? -le preguntó el cocinero a su hija-. Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿eres zanahoria, huevo o grano de café?

Este pequeño relato sirve para ejemplificar una forma de la psicología positiva llamada resiliencia. Este término se refiere a la capacidad de las personas de sobreponerse a traumas y periodos emocionalmente fuertes. Cuando el sujeto logra sobreponerse e incluso salir fortalecido luego de un contratiempo, se dice que tiene una resiliencia adecuada. Hay personas que se recuperan ante una adversidad, pero otras simplemente se entregan y caen en la desesperanza, tal vez porque no cuentan con factores protectores como son: las creencias religiosas, el control interno, la asertividad, el optimismo, la autoestima sana y el apoyo familiar y de los amigos.

bud

Michael Rutter, un pionero del estudio de la resiliencia, la define como “un fenómeno manifestado por personas que evolucionan favorablemente ante una adversidad, en vez de destruirse, tienen la capacidad de construir una vida significativa.”

El trabajo que dio origen a este nuevo concepto fue el de E. E. Werner (1992), quien estudió la influencia de los factores de riesgo, los que se presentan cuando los procesos del modo de vida, de trabajo, de la vida de consumo cotidiano, de relaciones políticas, culturales y ecológicas, se caracterizan por una profunda inequidad y discriminación social. La inequidad de género e inequidad etnocultural generan formas de remuneración injustas y, en consecuencia, surge la pobreza, una vida plagada de estresores, sobrecargas físicas, exposición a peligros (más que “factores de riesgo” deberíamos considerarlos procesos destructivos [Breilh, 2003] que caracterizan a determinados modos de funcionamiento social o de grupos humanos).

manos_bombilloWerner siguió durante más de treinta años, hasta su vida adulta, a más de 500 niños nacidos en condiciones de pobreza en la isla de Kauai. Todos pasaron penurias, pero una tercera parte sufrió además experiencias de estrés y/o fue criado por familias disfuncionales en las que existían peleas, divorcios, ausencia del padre, alcoholismo o enfermedades mentales. Muchos presentaron patologías físicas, psicológicas y sociales, factores de riesgo que eran de esperarse, pero ocurrió que muchos lograron un desarrollo sano y positivo: estos sujetos fueron definidos como resilientes.

¿Y usted, amigo lector? ¿Es como una zanahoria, que parece fuerte pero se vuelve débil cuando la adversidad la toca? ¿Es como un huevo, cuyo corazón maleable se endurece ante las penas? ¿O como un grano de café, que cambia al agua hirviente, al elemento que le causa dolor? El que es como un grano de café, reacciona mejor cuando las cosas se ponen difíciles.



Deja tus comentarios aquí: