La respiración: proceso que mueve la energía del amor

La respiración: proceso que mueve la energía del amor

La soledad no existe cuando estoy conmigo. Una de las experiencias más cercanas al amor es respirar. La respiración nos conecta con el centro de la vida.

Elige un espacio en tu hogar, lugar de trabajo o donde puedas practicar este ejercicio. Sólo necesitas un cojín o una cómoda silla para sentarte con la espalda y la cabeza recta. Una vez en posición, cierra los ojos y comienza a respirar. Hazlo profunda y lentamente al principio, relaja tu cuerpo pero sin dejar de mantener la posición inicial.

Experimenta tu respiración. Como entra y como sale. Aire frío hacia adentro. Aire cálido hacia afuera. Lenta y profundamente. Sin forzar ni obligar la entrada ni la salida del aire: inhalación – exhalación. Mantén la posición durante todo el tiempo que puedas, quince minutos, media hora o más.

No pierdas de vista tu respiración. Observa cómo fuera de ti sólo hay aire. Imagina que estás sumergido en un mar de oxígeno. Y que puedes inhalar toda la cantidad que quieras. Siéntete afortunado de respirar vida. Una de las experiencias más cercanas al amor es respirar. La Tierra purifica las impurezas presentes en el aire y las convierte en oxígeno para ser respirado.

Utiliza toda esa energía vital, que también se conoce como Prana*. Podrás experimentar bienestar y plenitud. Este breve artículo muestra que podemos hacer algo importante por nosotros solo con el simple acto de respirar conscientes. De esta manera, al instante podrás tomar una decisión y actuar en balance y sin afectar el entorno de tu momento.

*Prana
Es una palabra en sánscrito que puede traducirse como principio vital o aliento de vida. La vida que impregna el cuerpo de todo hombre, animal o vegetal; energía o potencia activa, origen de los procesos vitales. Nace de la Vida Universal, eterna e indestructible.

«El Prana tiene dos polos, inhalación y exhalación, que son la base fundamental de todo proceso en la Tierra. Todo tiene su opuesto para complementar al otro». Osho



Deja tus comentarios aquí: