La sanación reconectiva lanza puentes entre el paciente y un nivel de energía superior

Hemos entrado a un nivel de luz superior que no depende de la fe, ni de las religiones, sino de la confianza y la autocorrección energética. Hace un par de años llegó a mis manos un libro llamado “La Reconexión”, narraba las insólitas experiencias de un especialista en quiropráctica que descubrió el don de sanar con sus manos sin tocar a sus pacientes.

Antes de culminar su lectura, curiosamente, una amiga me invitó a formar parte del equipo de prensa del autor de este libro en la ciudad de Miami. Unas semanas más tarde, aún sin conocerlo tuve un sueño donde este sanador, quien se encontraba en California, se acercaba a mí, al tiempo que crecía una luz blanca enorme alrededor de mi cuerpo astral. Al abrir mis ojos, sentí una inmensa paz, supe entonces, que Eric Pearl sería, no solamente mi cliente, sino un nuevo mentor en mi vida.

De esta forma, tuve el privilegio de participar muy de cerca en las conferencias y seminarios del Dr. Pearl para conocer su enfoque integral de sanación energética.

Energía – Luz – Información

La sanación reconectiva trabaja con un espectro amplio de energía, luz e información que retroalimentamos a través de las hebras de luz e información presentes en nuestro ADN. Cuando se hace reconexión, en realidad se están reconectando hebras y cuerdas, según explica Pearl, en su libro de “La Reconexión”. Allí explica cómo funciona la “teoría de la cuerda”, a través de la cual, la física sub-nuclear, intenta describir la estructura fundamental de todo el universo. A través de esta teoría, todas esas partículas diminutas como protones, neutrones, quarks, etc, se describen más bien como bucles de cuerdas, energía electromagnética o frecuencias vibratorias de cada átomo, por lo tanto, se desvanece la diferencia entre materia y energía y ahora todo es uno.

Tener acceso a estas cuerdas o frecuencias de vibración electromagnéticas es tener acceso a la información de la matrix o campo Merkaba del universo, lo que nos permite adentrarnos a un nivel de energía superior auto-correctivo que es capaz de generar los “milagros” de la sanación reconectiva, los cuales no dependen de la fe del paciente, ni de la experticia del “sanador”, sino de la intención y la toma de conciencia de esta realidad energética avalada por decenas de estudios científicos.

En la sanación reconectiva no existe la figura del “sanador” que emana energía, lo que ocurre es un intercambio energético donde ambos se retroalimentan de un nivel de energía superior no visible, pero claramente identificable por sus efectos físicos de bienestar, equilibro y sanación en general. De allí que el Dr. Pearl utilice la frase “Sana a otros, sánate a ti mismo.”

Sanar es sencillo – El caso de Nivia

Danny D’Albano, un joven que recién acababa de tomar el seminario de sanación reconectiva con Eric Pearl, se ofreció a ayudar a Nivia Cerrud. Ella se encontraba hospitalizada en estado de coma, luego de haber padecido de un derrame cerebral que la mantenía conectada a una máquina de soporte vital.

Cuando Danny conoció a Nivia en el hospital, el médico le comentó que la paciente sería desconectada y que no tenía señales de poder sobrevivir en su estado. Danny le realizó una sesión corta de 10 minutos el primer día. Al día siguiente le dio 15 minutos más. Dos días más tarde, Nivia regresó del coma. Sin embargo, los médicos escépticos de lo acontecido, le comentaron a Danny que aunque Nivia regresara del coma, lo más probable es que ella quedara en un estado bastante delicado donde muy seguramente no podría ver, escuchar, moverse, ni recordar o identificar a las personas.

Cuando Nivia regresó del coma recordaba todo; su número de teléfono celular, la dirección donde vivía, absolutamente todo, lo único que no recordaba, era la semana durante la cual había estado en coma en el hospital. En tan solo dos días, Nivia fue transferida de la Unidad de Cuidados Intensivos a una habitación regular y un mes y medio después pudo salir del hospital caminando por sí misma. Hoy en día Nivia lleva una vida normal y logró recuperar al menos un 80% de la movilidad de su cuerpo, luego de haber recibido un diagnóstico que pronosticaba un permanente estado vegetal y anulaba toda posibilidad de recuperación y VIDA.

La respuesta la tienes tú

Sin duda, conocer los aspectos científicos de la energía permite un avance importante en el campo de la sanación reconectiva. Aunque lo más importante es aprender a reconocernos a nosotros mismos como seres 100% abundantes desde adentro hacia fuera y desde arriba hacia abajo, como indica Pearl en sus conferencias, siendo capaces de conectarnos con otros campos de energía superiores que se encuentran en dimensiones paralelas y que alcanzamos a través de la intensión de nuestro pensamiento sin tener que depender de misteriosos rituales, amuletos o técnicas complejas de sanación.

Todas las respuestas están allí y entran en equilibrio cuando somos capaces de dejar nuestro ego y nuestros apegos a un lado para confiar en la inteligencia universal y en las frecuencias energéticas de la nueva era, las cuales transmiten su información utilizando el trabajo de sanación reconectiva como puente de transmisión. Esta información luego perdura a nivel celular proporcionando bienestar, sincronicidad y equilibrio en nuestras vidas.

Si deseas conocer más información acerca Eric Pearl o de la sanación reconectiva, puedes entrar a www.thereconnection.com

Gracias por  leer esta columna dedicada a la gente que hace de la vida y el mundo un lugar más positivo.

 

Namaste



Deja tus comentarios aquí: