La solución a la crisis: educación para la globalización

Una mirada a un plan de estudios típico revela lo que todos sabemos: las escuelas tratan de ofrecer a los niños herramientas de estudios académicos para la universidad, pero no los preparan para la vida. En general las escuelas de todo el mundo proporcionan una educación que se basa en las necesidades que se establecieron en el contexto de la revolución industrial.

Lamentablemente, muy poco ha cambiado desde entonces, a pesar del hecho de que las escuelas tienen el propósito de preparar a los niños para la vida en el siglo XXI. Por otra parte, no sólo las escuelas encuentran dificultades para preparar a los niños para la vida en el mundo contemporáneo, sino que aún lo hacen más difícil, al someterlos a una carrera de logros que les inculca pautas de competitividad en vez de prácticas de reflexión y colaboración.

Para formar a una generación que lleve al mundo a salir de la crisis, se tiene que crear un ambiente donde cada uno de ellos sienta y entienda que él o ella gana siempre que contribuye con su capacidad única, en el éxito de toda la sociedad. Y si bien puede ser un poco sorprendente, la herramienta para el desarrollo de un sistema de educación complementaria ya existe: Internet.

En la actualidad, la World Wide Web es una realidad universal que se ha convertido en el medio ambiente natural de nuestra juventud. Internet ha demostrado que puede servir como una plataforma para promover ideas sociales y culturales, cultivar discusiones y motivar a la gente a la acción. La mayoría de su fuerza proviene de la neutralidad, la colectividad y la interactividad que permite, pero sobre todo del poder que da a los internautas.

Como ya se ha establecido, un sistema educativo que pretenda preparar a nuestros niños para la vida en el mundo, debe de añadir ahora un ambiente complementario de educación interactiva en línea que exalte valores como la unión, la colaboración y la consideración con los demás, a fin de superar la alienación y la separación que en gran medida domina hoy en nuestro mundo.

Desde la infancia, una persona debe saber que el ego, es decir, el deseo de disfrutar a expensas de los demás, es la causa principal de todo el sufrimiento que existe en el mundo de los adultos. Debemos mostrar a los niños, a través de diversos concursos y actividades, cómo las relaciones de consideración, de tolerancia y de comprensión mutua, mejoran drásticamente sus vidas y las nuestras, así como las relaciones de equilibrio y armonía en la naturaleza, han facilitado hasta ahora la existencia de la vida y la supervivencia de nuestra especie.

Tal como los fundadores de la psicología conductista y social lo han demostrado, y los estudios contemporáneos de las ciencias sociales lo indican, el elemento decisivo en la conformación de la personalidad y el comportamiento de un ser humano es su entorno social. Y debido a que la generación más joven pasa la mayor parte de su tiempo en Internet, es necesario crear para ellos una plataforma positiva que ofrezca una alternativa a los valores individualistas y narcisistas que se promueven actualmente en ese medio.

El medio en línea puede y ofrece un ambiente social pleno y satisfactorio con el cual se pueden salvar las diferencias culturales, étnicas, religiosas, sexuales y raciales de todos los miembros de la sociedad, para lograr el apoyo mutuo y la integración completa. Familiarizando a los niños con las complejidades de la vida de un mundo global, a través de juegos, videoclips, debates e interacciones directas, se puede dar lugar a un cambio global e histórico, y si tenemos éxito en la formación de una generación de esta manera, habremos empezado la corrección en beneficio de cada generación futura.


Fuente: www.todosjuntos.cl



Deja tus comentarios aquí: