La tentación de quedarse en la queja

Nunca debe el hombre lamentarse de los tiempos en que vive, pues esto no le servirá de nada. En cambio, en su poder está siempre mejorarlos. Thomas Carlyle
¿Cuántas veces haz tenido que pasar horas escuchando a ese amigo o amiga quejarse y quejarse? Incluso has tratado de ayudar pero nada parece servir porque en vez de desear encontrar la salida parece que lo que prefiere es permanecer quejándose… ¿Cuántas veces haz sido tú quién se ha quedado en la queja?
¿Por qué sucede esto?
• Aunque no lo creas quejarse es una posición más sencilla, ya que permanecemos en lo que conocemos, la zona de confort, sin hacer ningún esfuerzo adicional. Ten en cuenta que resolver requiere salir del punto donde estamos y no todos desean hacerlo o por lo menos no en ciertos momentos.
• Asumir el rol de víctima lleva  la persona a una situación ilusoria donde secretamente espera que venga otro(a) y se ocupe de lo que le está pasando y lo resuelva
• Nos libera de responsabilidad: el quejarse proyecta la culpa hacia afuera donde pasamos a ser víctimas de las circunstancias en vez de seres responsables de  lo que ocurre y por tanto con capacidad de resolver.
• Quejarse es también para algunas personas una manera de obtener cosas, desde cosas materiales hasta obtener la atención de otros.
Pero quejarse es un veneno que nos recorre el alma limitando nuestro crecimiento y superación, al igual que afectando el que podamos ser felices. Además que te hace daño ahuyenta a las personas que te rodean, de modo que es necesario tomar cartas en el asunto y salir de este estado de inmediato.
Para ello tienes que observarte, darte cuenta porque solo podemos corregir aquello que vemos y que por ende estamos conscientes y desde allí te entrego unas sugerencias que estoy segura podrán ayudarte cuando percibas que estás en un estado de queja:
• No caigas una posición conformista de decir “yo soy así”. Esto representa asumir una actitud de derrota y de ninguna forma te permite avanzar; no eres estático(a), eres un ser en evolución, esa es tu verdadera esencia.
• Entiende que puedes corregir situaciones, cambiar el camino. El destino no es invariable, lo intervenimos momento a momento con nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Esa intervención es nuestra responsabilidad y qué bueno recibir ayuda. Pero al final del camino cada quien es responsable de su vida.
• Aléjate del ocio, la inacción suele ser mala consejera, el vacío y aburrimiento pueden llevar a las personas a recrear una y otra vez pensamientos, en especial los negativos; incluso como una forma de solicitar atención.
• Huye de seres quejumbrosos, no permitas que ten hundan en arenas movedizas, puedes intentar ayudar claro pero siempre y cuando no te dejes hundir.
• Ten siempre sueños por cumplir y, lo que es más importante, trabaja por ellos; esta es una gran fuente de motivación diaria
• Interpreta cada retroceso en tu vida como un impulso para seguir adelante.
Para finalizar te comento que siempre existirán personas y situaciones que te van a molestar o no serán lo que esperas, pero puedes cambiar el enfoque concentrándote en agradecer cada oportunidad que te brinda la vida, aprender y girar el timón de tu barco si se hace necesario en lugar de anclarte en la pesada carga de la queja.
La gratitud es riqueza. La queja es pobreza.


Deja tus comentarios aquí: