La terrible sensación de la injusticia

sensación de injusticia

«Permitir una injusticia significa abrir el camino a todas las que siguen«. Willy Brandt

 

Definitivamente la injusticia es una sensación terrible porque es como un imán poderoso que atrae a la impotencia, la desesperanza, la rabia, el dolor y que por instantes (quizás muchos) te lleva a no vislumbrar una salida, en especial cuando esta injusticia es sostenida.

Así vemos en la vida distintas situaciones que nos parecen injustas: esa persona que amabas y que creía que sentía lo mismo por ti mientras te utilizaba para satisfacer sus instintos, compensar su soledad o darle celos a su ex; el amigo que te traicionó revelando tus intimidades; el compañero de trabajo que hizo suyos tus méritos, como ejemplos de injusticias más comunes, hasta injusticias mayores como perder a un ser querido en las manos del hampa o perder tu libertad ante un gobierno tirano.

Hoy este escrito responde a una necesidad personal, porque aun con las herramientas que poseo como psicóloga, es inevitable sentir esa rabia y frustración por las diversas situaciones de injusticia que vivimos en Venezuela; somos retados, burlados, humillados, asesinados, y cuando crees que hay una salida, de inmediato se cierra ante la indiferencia del mundo, y que quizás no sea indiferencia propiamente, pero de seguro está por debajo de nuestras expectativas o necesidades.

Cuando es una injusticia menor, es solo cuestión de no quedarte enganchado de ninguna manera, pensar en venganza te encadena a ti, el dejar ir para abrir otro capítulo es liberador, pero cuando su alcance es mayor como en el caso de mi país, no es tan sencillo, entonces ¿qué hacer?

  • Aceptar lo que se siente, reconocer la legitimidad de nuestras emociones.
  • No permitir que te aniquilen, al contrario, que sea la energía que te empodere.
  • No desistir en la lucha por restablecer lo que merecemos.
  • Apoyarnos con otros seres aguerridos, dispuestos a resolver, porque vincularse con personas negativas te hundirá más.
  • Tratar de dejar espacios en tu vida para el amor, el esparcimiento, el abrazo, la sonrisa; estar 24/7 lamentándote te debilitará e incapacitará para la acción.
  • No perder el sentido del humor siempre y cuando sea un humor inteligente, recuerda que el nivel de sensibilidad está en su máxima expresión, de modo que, las rimas de mal gusto o sin sentido serán rechazadas.
  • Analizar, discernir sobre posibles acciones que puedan revertir la sensación que te oprime y perseverar en ellas.
  • Entender que se requiere del esfuerzo conjunto más que buscar protagonismos.
  • Mantenerse anclado en la fe y la esperanza ya que sin esto nada tendría sentido.

A ti que me lees, y que puedes estar viviendo una situación de injusticia, valida tu sentir y pon tu esfuerzo en salir de esta emocionalidad a través de acciones que te permitan superar, alejarte y jamás engancharte o convertirte en lo que aborreces, simplemente porque eres mejor, más elevado, con mayor nivel de conciencia.

 

“La injusticia no tiene ninguna razón de existir en el universo, y su nacimiento fue de la envidia y antagonismo de los hombres, antes de haber comprendido su espíritu”. Augusto César Sandino.



Deja tus comentarios aquí: