La trampa del placer: sabes lo que debes hacer, entonces, ¿por qué es tan difícil hacerlo?

La trampa del placer: sabes lo que debes hacer, entonces, ¿por qué es tan difícil hacerlo?

La adicción a la comida es similar a la adicción que los humanos experimentan con las drogas, y esto se debe a que el impacto de la dopamina es el mismo. Decir adiós a una dieta estándar y adoptar un estilo de vida basado en alimentos naturales puede ser —y es para la mayoría de las personas— difícil.

La mente es una computadora que ayuda a los animales (incluidos los humanos) a tomar buenas decisiones para la supervivencia y resolver los problemas reproductivos. Comer para sobrevivir. Sobrevivir para reproducirse.

Los circuitos neuronales son diferentes para cada animal, pero una cosa que tienen en común es la tríada motivacional que aumenta las probabilidades de supervivencia del animal:

1. Los animales buscarán incentivos positivos y experiencias que proporcionen placer. Dos cosas hacen que los animales se sientan realmente bien. La primera es comer, que es el principal problema de supervivencia de los animales. Y la segunda cosa activadora de la dopamina, como habrás adivinado, es el comportamiento sexual.
2. Los animales hacen todo lo posible para evitar el dolor.
3. Los animales modifican sus conductas para conservar energía y ser eficientes.

Entonces, ¿cómo funcionan estos instintos? Un estado infeliz te dice que cambies tu situación. La tríada motivacional dicta que busquemos placer, evitemos el dolor y conservemos la energía en un esfuerzo por sobrevivir.

Necesitamos poder ver las trampas que se nos ponen, para superarlas, vencerlas y alcanzar la salud óptima a la que todos tenemos derecho.
Uno de los aspectos más destructivos de la trampa del placer es la comida. Los esfuerzos de mercadotecnia nos han convertido en adictos, y nos han enfermado con migrañas, síndrome de intestino irritable, artritis y otras manifestaciones de inflamación, así como otras enfermedades importantes como diabetes, cáncer y enfermedades del corazón.

Estamos diseñados para consumir alimentos naturales. Comemos cuando tenemos hambre, y nuestros centros de placer en el cerebro nos dicen que estamos en el camino correcto para sobrevivir. Pero cuando comienzas a comer alimentos procesados, eventualmente te acostumbras a ellos.

Si continúas por un camino saludable, el sistema nervioso se recuperará. El cuerpo humano es una máquina increíble, capaz de curarse sin drogas. Se requieren al menos cinco a seis semanas para que el cambio se produzca y se mantenga. Un batido verde rápido durante unos siete días también ayudará.

Es hora de educarse. Es posible que tengas que aprender esta lección muchas veces antes de entenderla. Nos toma mucho tiempo enfermarnos y nos lleva mucho tiempo sanarnos. Conoce tu dirección, mantenla y confía en que puedes vencer esta trampa que siempre está ahí para desviarte de tu curso.

Este viaje probablemente sea el más difícil, y en última instancia, el camino más gratificante para elegir.

Referencias
The pleasure trap: Douglas Lisle at TEDxFremont. Mastering the Hidden Force that Undermines Health and Happiness. Alan Goldhammer, Douglas J. Lisle. Canada, 2006



Deja tus comentarios aquí: