La unión del ser

Fuimos concebidos por la unión de un óvulo con un espermatozoide, para nacer posteriormente al mundo y expresarnos como humanos experimentando la vida con los demás seres del planeta. Somos seres unidos por el amor incondicional de nuestro Creador, con la energía del macrocosmo con el microcosmo.

Cada nacimiento, es un acontecimiento maravilloso donde la vida crea un nuevo cuerpo físico, que desde su concepción, comienza a formar parte de la conciencia Yo Soy Uno a nivel Universal, por lo tanto, nunca estamos solos porque pertenecemos a una red de Seres de Luz vibrantes de Energía Cuántica Infinita; es por ello, que desde que nacemos e incluso después de abandonar esta vida física, seguimos en conexión Divina con Todo lo Que Es, ya que nuestra esencia es eterna.

Sin embargo, a medida que vamos experimentando el mundo, empezamos a fabricar con nuestra mente poderosa algunas creencias o programaciones que nos separan de nuestro Ser, y comenzamos a sentirnos solos, abandonados, perdidos, sin rumbo y sin sentido. Diariamente, caminamos como autómatas del trabajo a la casa, y aunque nos reunimos con los amigos, nos sigue quedando esa sensación de que nos hace falta algo y no sabemos qué es.

La separación es una ilusión creada por nuestra mente subconsciente, a través de las creencias o programaciones que hemos incorporado durante toda nuestra existencia, y estará “molestando” nuestras vidas hasta que tomemos la decisión de prestar atención a nuestro Ser interior.

Nos separamos de nuestro Ser cuando:

  • Dejamos de sentir y prestar atención a nuestras verdaderas emociones y sentimientos.
  • Decimos un “SI” queriendo en realidad decir “NO”
  • Nos castigamos verbalmente o físicamente por fallar o cometer errores.
  • Dejamos que otras personas tomen el control de nuestras vidas.
  • Nos mantenemos ocupados en la vida de los demás y no en las nuestras.
  • Dejamos de asumir nuestra total responsabilidad por todo lo que hacemos o dejamos de hacer.
  • Evitamos elegir el próximo paso y nos quejamos todo el tiempo
  • Pensamos que vinimos a este mundo a sufrir y no hay nada que se pueda hacer al respecto.

 

Es importante considerar, que es totalmente válido buscar ayuda si sentimos que nos hace falta el apoyo de otra persona que nos brinde la orientación o el acompañamiento para iniciar la reconexión con nosotros mismos. Sin embargo, lo que no tiene ningún sentido es que sigamos quejándonos de nuestra “suerte” sin tomar la decisión de comenzar a invertir el tiempo necesario para ayudarnos conscientemente a mejorar nuestra vida.

La unión con el Ser Interior es nuestro mayor reto y más grande compromiso de vida. Sin juzgarnos, con tolerancia y amor, podemos aceptarnos tal cual como somos,  comprendiendo que el pasado ya no existe y que nos podemos enfocar en el presente para elegir hoy, aquellas acciones que nos permitan desarrollar una mejor versión de nosotros mismos.

Retornar a la unión con nuestro Ser como si estuviéramos naciendo de nuevo, nos permitirá descubrir quiénes somos en realidad y nos facilitará comprender, que cada vez que elegimos o dejamos de elegir, enviamos una señal a Todos los Seres de Luz que vibramos en este planeta porque estamos conectados.  Es decir, si trabajamos en nuestro mejoramiento, esa acción estará generando un movimiento de energía para el beneficio de todos, aunque no lo percibamos a simple vista, y en caso que lo ignoremos, también se expresará en la unicidad del cosmos.

Todos Somos Uno, una gran hermandad de Luz.

En amor y gratitud, les saluda Tai Nuñez



Deja tus comentarios aquí: